Archivo de la etiqueta: Zubiri

Mi primera ultra de montaña (Nafarroa Xtrem)

Los corredores de montaña están (estamos) un poco locos. Bendita locura. Me siento orgullosa y privilegiada por poder disfrutar de estos momentos. El sábado corrí mi primera ultramaratón de montaña: la Nafarroa Xtrem, 68 kilómetros, 4.000 metros de desnivel positivo. Aún estoy en una nube. O en un bosque de cuento. O subiendo al pico Saioa que se me hizo eterno.

Empiezo por el principio. ¿Cómo se me ocurre apuntarme a un reto así? Soy una chica de ciudad a la que le gusta la montaña. Y tengo una conexión especial con el entorno de Zubiri y sus montes. Mi hermana vive en el valle de Esteribar. Mi sobrina mayor va al cole en Zubiri. La carrera Roncesvalles-Zubiri fue mi primera media maratón hace cuatro años y es una cita fija en el calendario familar. En octubre, después de correr la Roncesvalles-Zubiri, vi un cartel de la Nafarroa Xtrem. Me llamó la atención, busqué fotos y vídeos, y me quedé prendada. ¿68 kilómetros? ¿Y si…?

El sábado 28 de abril poco antes de las 8 estaba en la línea de salida de Zubiri con muchas ganas y algunas dudas. Apenas he entrenado por la montaña, ¿aguantaré bien? ¿Lloverá mucho? Las previsiones meterológicas dicen que sí. ¿Debería haber traído bastones, y reloj GPS con el recorrido grabado? ¿Y si me pierdo? ¿Y si me tuerzo un tobillo? ¿Cómo me encontraré a partir del kilómetro 42? Nunca he corrido más de esta distancia… Mi hermana me da un superabrazo y salgo con los tatuajes de ánimo de mis sobrinos dibujados en las piernas. Enseguida los taparé con barro.

El primer pico en el camino es el Adi (1.456 metros), al que se llega tras atravesar un hayedal precioso. Los bosques de hayas tienen algo mágico. Corremos sobre alfombras de hojas que esconden enormes charcos de barro. La noche anterior ha llovido y el terreno está muy mojado. Voy sumando kilómetros y me encuentro bien. Como plátanos y frutos secos en los avituallamientos. En torno al kilómetro 30 nos espera el Saoia. Intuimos que el monte está ahí, pero no se ve nada. Nos tapa una densa niebla, sopla un aire gélido, no se ve nada. Me imagino las noticias: “Una corredora se pierde en el Saioa y tardan nosécuantas horas en encontrarla”. Pero no me pierdo. La carrera está muy bien marcada, sigo las banderitas clavadas en el suelo y las imágenes difuminadas de otros corredores. Después comienza un descenso precioso de varios kilómetros por el bosque. A ratos se cuela algún rayo de sol entre las hojas de las hayas. Me paro extasiada para hacer fotos y sigo corriendo. Disfruto como una niña.

Llegando al avituallamiento de Aritzu, en lo alto de una loma aparece mi amigo Pepelu. Su abrazo me emociona y me da fuerzas. Corro sola, pero en realidad corro acompañada. Por los amigos y familia que animan durante la carrera y en la distancia. Por otros corredores de Zaragoza con los que coincido en esta aventura (Paul, Laura, David, Fernando, Vlady, Layla, Ramón…). Por los voluntarios y los vecinos de los pueblos. En Aritzu como unos macarrones, relleno los botellines de agua, me llevo otro abrazo de ánimo y vuelvo al camino.

Me quedan los últimos 22 kilómetros, los que se me hacen más duros. Ya me empiezan a flaquear las fuerzas. Se me cargan los cuádriceps en las subidas y me duelen las rodillas en las bajadas. En el pueblo de Iragi vuelve a aparecer Pepelu, que se ha hecho un máster en el Pirineo navarro en un solo día. La última subida, al Baratxueta, se me hace llevadera gracias a la conversación de Pablo, un corredor de Pamplona. Hablamos de carreras, de montes y de hijos hasta que la pendiente ya no nos deja hablar más.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ya solo me quedan unos kilómetros de descenso por caminos y senderos hasta llegar a la meta de Zubiri. Diez horas y 28 minutos. Séptima chica en la clasificación. Muy cansada y emocionada. Mis dudas resueltas: he aguantado, no ha llovido, no me he perdido, debería haber traído bastones… Y despido mi primera y creo que no será la última ultra de montaña.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo deportes

Una neska corriendo por el Camino de Santiago

La carrera Roncesvalles-Zubiri es ya una tradición familiar. Fue mi primera media maratón y mi primera carrera por montaña, y este domingo repetimos por tercer año consecutivo. Me gusta desde que llegamos la víspera a Urdániz, donde nos reciben muy bien María, Sergio, Ione, Ibon y Lur. Me gusta desde los nervios compartidos en la salida, mientra calentamos y esperamos a ver si este año tocará lluvia o sol.

Tras un aurresku y unas palabras de bienvenida, comenzamos a correr. Es una media maratón muy especial, con un recorrido precioso por el Camino de Santiago. Tiene unos primeros kilómetros por la carretera hasta el pueblo de Burguete y luego sigue todo el rato por caminos, sendas, hayedos, prados, subidas y bajadas. Durante toda la carrera nos animan los vecinos de los pueblos por los que pasamos y los peregrinos con los que compartimos Camino. “¡Aupa neska!” “¡Vamos moza!”. Y hasta recibimos ánimos en japonés o coreano.

Este año empiezo fuerte desde el principio (tal vez demasiado) y me da un pequeño bajón a mitad de recorrido. Me recupero bien, y zancada a zancada llego al alto de Erro. Me encantan los últimos kilómetros, volando cuesta abajo rumbo al puente de Zubiri. “¡Aupa neska!”. Llego cuarta a la meta y de la mano de mis chicas. Feliz. Por estos momentos merece la pena todo el esfuerzo.

Enseguida llega Sergio y nos juntamos todos. Después tenemos comida en el pabellón de Zubiri (un 10 para la organización). Y acabamos la jornada con los pies en el río. Ya hemos reservado plaza para el 2017.

img_20161002_154101(A remojo bajo el puente de Zubiri, donde termina la carrera)

11 comentarios

Archivado bajo deportes, viajes