Archivo de la etiqueta: verano

Paris sera toujours Paris

La felicidad es un mapa arrugado de París. Son los saltos, las risas y las fotos delante del Arco de Triunfo, del Panteón, en la plaza de los Vosgos, en Montmartre, en la Ópera, en el parque des Buttes Chaumont, en la Villette, en un Burger refugiados de la lluvia parisina. Unos bocadillos debajo de la torre Eiffel. Reírnos de Robert Ryman en el Pompidou. Reírnos de los escaparates de lujo de la rue Saint Honoré. Un helado de yogur o de chocolate. Una cena de quesos. El suelo que cruje en nuestro apartamento parisino prestado. Sus libros, los libros, la música. El paisaje que discurre por la ventanilla del tren. ZAZ y nosotros cantando ‘Paris sera toujours Paris’.

IMG_4765.JPG

La felicidad es también bañarnos en las playas de Liencres. La ‘tabla’ de surf que nos acompaña desde que mi hermana y yo éramos pequeñas, y que mengua ahora cada año mientras las chicas crecen. Constatar con orgullo y vértigo cómo el tiempo vuela con ellas. Meter los pies en el Pozo Largo. Ver estrellas y contar historias en Clunia. Un día de picnic y piraguas en Playa Pita. Una cena en la parte antigua de Cáceres. Piscina y carne a la plancha en la casita del Parque del Príncipe. Nadar en una piscina solitaria y secarme al sol. Descubrir un camino nuevo para correr.

La felicidad es también volver a casa, al calor pesado de Zaragoza, a la tienda de pan y periódicos de la plaza, a nuestra piscina de Balsas, a los entrenamientos, a la rutina…

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo viajes

Como pez en el agua

dejatecaer

“Déjate caer”, óleo de Rosa Balaguer, de la exposición “Como pez en el agua”

“Cuando tengas miedo, ante los mares de dudas… salta. Lánzate a la piscina. Salta sin mirar, porque hay cosas que sólo se ven con los ojos cerrados”, propone Rosa Balaguer.

Me gusta que empiece el verano y acabe el cole todo en el mismo día. Me gusta el sol, nadar, bucear, saltar olas. Me encantan los óleos de Rosa, una sirena disfrazada de madre, pintora, corredora y periodista. Su exposición “Como pez en el agua” se puede ver en el Centro de Historias de Zaragoza hasta el 17 de julio. O en su web, donde los dibujos se acompañan de canciones y textos deliciosos.

¡Feliz verano!

3 comentarios

Archivado bajo miscelánea, Zaragoza

Cerrado por vacaciones

Guardo el cuaderno del Heraldo y la tarjeta Bizi que no volveré a usar en un mes. Termino de preparar mi maleta. Bikinis, cámara de fotos, libros, cuadernito. Imagino que ya estoy subida en un tranvía de Lisboa o saltando olas en Liencres. Antes disfrutaremos de la piscina y los caminos de Cervera. Espero que ya hayan madurado las moras. Dejo recados pendientes en Zaragoza. Pueden esperar. También dejo las prisas que me acompañan todo el año. Rescato unas fotos de aquellos veranos maravillosos de la infancia. Algún día quiero volver al camping La Rueda y desplegar de nuevo el campamento familiar, con las tiendas, las mesas, la hamaca, los primos, el abuelo, las estrellas, los helados…

IMG-20130504-WA0002(Con los primos en Canejá, hace unos pocos años)

¡Felices vacaciones!

6 comentarios

Archivado bajo Cervera, viajes

Deberes de verano

El viernes a mediodía salimos del cole con las mochilas cargadas y un montón de planes para las próximas semanas. Nos despedimos de las monitoras de comedor, de los amigos y los padres rezagados que quedaban por el patio, y abrimos la puerta del verano. Cada final de curso me emociono. Me gusta ver cómo crecen las chicas y cómo van pasando etapas, aprendiendo mucho, con los ojos muy abiertos, con muchas preguntas,  con muchos planes y muchos sueños. Pero a la vez se me pone un nudo en la garganta, que iré deshaciendo en los próximos días, mientras recojo las carpetas y nos bañamos en la piscina.

Un profesor italiano colgó hace unos días en Facebook la lista de deberes de verano para sus alumnos. Empezaba por “De vez en cuando, por la mañana, camina solo por la orilla del mar. Mira cómo el sol se refleja en el agua, pensando en las cosas que más te gustan en la vida y siéntete feliz”. Me encanta. La lista también incluye leer, bailar, no decir palabrotas, ser bueno, ver películas en inglés, soñar…

Nosotras completamos la lista con algunas ideas más:

-Bañarnos en la piscina de Balsas. Y practicar los saltos de trampolín en la de Cervera.
-Jugar a fútbol.
-Practicar (aún más) el pino y la voltereta lateral.
-Escalar árboles y montañas.
-Jugar a adivinar países en la bola del mundo de Lara.
-Descubrir los cinco juntos Lisboa.
-Volver a ver “Vacaciones en Roma” y ver otras películas de mayores.
-Montarnos muchas veces en las camas elásticas de las fiestas de Santa Ana de Cervera (yo también).
-Terminar “La historia interminable”, leer el quinto de “Los futbolísimos”, “Matilda” y otros libros.
-No ir con prisa a los sitios.

Yo también añado:

-Recuperar ese momento de leer el periódico (de papel) o alguna revista vieja tranquilamente después de comer con un café con hielo.
-Descubrir nuevos caminos para correr.
-Ordenar mis libretitas.

DSCN1977

(Ayer, comenzando con la lista de deberes)

3 comentarios

Archivado bajo Cervera, viajes

Golondrinas, moras y pastas de la Loli

Me gusta perder la noción del tiempo en Cervera. No saber si es lunes o jueves, 3 o 9. Hoy toca mercadillo, ah, pues es viernes. Me gusta levantarme sin despertador, cuando me despierta la claridad, o los pájaros, o el olor a tostadas o el colchonero que pasa con su furgoneta (“Señoraaa, colchones a precio de fábrica”).

Me gusta desayunar y comer y cenar en nuestro salón-cocina-entresuelo, con la puerta de la calle abierta, con la vida entrando a raudales: el Félix con su bastón que viene a traer caramelos para las chicas; Anne, Unai y Mireia que vienen a buscarlas para ir a jugar; la Bego con una tarta para Chema; una vecina para hablar de mi libro; Cruci para comentar los planes del día, si hoy comemos en la Tienda o cada uno en su casa, y ya de paso os traigo una tortilla, riquísima.

Me gustan los días de sol para ir a la piscina, pero también los nublados, en los que hacemos otros planes: subimos al Castillo, vamos al Pozo Largo, cogemos moras, las chicas organizan partidos de fútbol en la plaza o yo me voy a correr por la vía verde. Me gusta el barullo de las fiestas de Santa Ana en julio y los días más tranquilos de agosto. Me gusta comprar pastas en la Loli y los viernes en el mercadillo. Me gusta reencontrarme con amigos (gracias, Román) y esperar a los que vienen de visita. Me gustan las tertulias en la fresca. Me gusta desconectar de internet y de la actualidad, aunque las noticias importantes también llegan (Gaza, el ébola, el reencuentro de la presidenta de las Abuelas de la plaza de Mayo con su nieto, una granizada impresionante una tarde en Zaragoza…).

Me gusta escribir tranquila después de desayunar, esperando a que las chicas vayan despertándose y bajando por las escaleras. Lara suele ser la primera. Baja con cara de sueño y ganas de hablar. Mientras come magdalenas, nos contamos nuestros sueños.

piscina cervera2

(La piscina de Cervera y al fondo, los restos del Castillo)

PD Este verano, además, mis golondrinas han llegado a Cervera. Presentamos el libro en el Casino y fue un éxito. Podéis leer la crónica en el blog de El refugio de las golondrinas. El libro está en la biblioteca y se vende en la Begoña.

3 comentarios

Archivado bajo Cervera

Vuelvo a la plaza

Una tarde de verano vuelvo a la plaza en la que he pasado tantas horas y que me ha dado tantas alegrías últimamente. Acaricio la cabeza del chico de bronce y me siento en un banco. Es media tarde, hace calor. He quedado para tomar un café. En una mesa alejada veo a una pareja. Tal vez sean Rafael y Helena, que han retomado el hilo de sus conversaciones. Martin, Dimitri y Paco no están. A lo mejor aparecen más tarde, a la hora de cenar. El quiosco de periódicos está cerrado por la tarde. ¿Dónde estarán Mario y su mujer? ¿Dónde estará María? Sonrío. Repaso la plaza. Un hombre medita cabeza abajo en un banco. La mercería sigue cerrada. El obrador de la esquina continúa endulzando la vida de sus clientes. Hay una bici aparcada en la puerta de la crepería. Algunas cosas han cambiado en este tiempo. Ha abierto una tienda nueva en el local de la carnicería: un negocio de frutas decorativas. Es una idea rompedora para esta plaza clásica en la que parece que no pasa nada. Ojalá les vaya bien. La tienda gourmet también ha puesto terraza este verano. La sombrerería cierra por jubilación. Han instalado farolas nuevas (no me gustan). Y yo miro, tomo notas, hago fotos. Una golondrina sobrevuela la plaza. Dejo que el tiempo resbale. Sueño con futuras novelas. Hace poco que he estrenado una libretita nueva. Es azul, tipo ‘moleskine’, con una goma para sujetar las páginas y las ideas. En la portada tiene un dibujo y una inscripción de El Principito: “Lo esencial es invisible a los ojos”.

IMG_2646

PD Mis golondrinas siguen viajando. Recorren ciudades, playas, jardines, países lejanos y pueblos cercanos. Gracias por las fotos que me vais enviando y por las palabras tan cariñosas que me llegan al buzón. Podéis ver algunas de estas imágenes y leer algunos de los comentarios sobre mi libro en el blog El refugio de las golondrinas.

3 comentarios

Archivado bajo literatura, Zaragoza

Graduación y verano

Se cierra la puerta del cole y salimos cargadas con las carpetas y las emociones del último día. ¿Ya ha pasado un año? ¿Ya han pasado tres desde que Vega y Luna empezaron el colegio? Ayer por la mañana celebramos la fiesta de graduación de Infantil. Estabais contentas y nerviosas con vuestros birretes de cartulina. Los padres disimulamos la emoción mientras hacemos fotos. Lara, veterana, os cuenta cómo será cuando vayáis al edificio de los mayores. Vosotras habláis de las mochilas y los estuches que estrenaréis en septiembre para Primaria. De superhéroes o de fútbol. Habláis del cole y de las vacaciones. Nos despedimos de los profesores, de los amigos de clase, de las monitoras de comedor, de los otros padres con los que hemos compartido tres años de juegos, cuentos, teatros, reuniones, canciones, fiestas de cumpleaños, horas de patio, tardes de parque…

IMG_4190

Y hoy empieza el verano. Nos queda una montaña de dibujos y libros del cole por recoger. Pronto hay que preparar la mochila de campamentos de Lara. La abuela Pili se va otra vez al Camino de Santiago con sus amigas. A nosotras nos esperan tardes de piscina en julio, y ruta por España en agosto. Días de sol, de hacer planes y de descansar. Mientras seguís creciendo. Y el tiempo vuela. Todos los finales de curso se me encoge un poco el corazón. “Estoy contenta y un poco triste”, resumió Luna el día.

2 comentarios

Archivado bajo educación, maternidad, Zaragoza