Archivo de la etiqueta: Los portadores de sueño

Crónica de un día luminoso, intenso y feliz

Mientras desayuno de madrugada (a esas horas que me han permitido escribir una novela) me llega el primer mensaje del día. Después vendrán decenas. Un amigo me manda por whatsapp el artículo tan bonito que ha escrito Antón Castro en el Heraldo de Aragón. Luego veo el vídeo, precioso, que ha hecho Pedro Zapater para la web del Heraldo.

Vuelta a la realidad. Toca preparar a las chicas para el cole, discutir por las coletas y dar unos cuantos gritos para llegar a tiempo.

Después mi editor, Sergio Anorak, y yo nos tomamos un café temprano, tranquilos, sin mirar el móvil ni el reloj. Me trae una caja de libros. Aún no me lo creo. Compartimos los nervios. Luce el sol. Va a ser un día de primavera maravilloso.

Durante todo el día me siguen llegando mensajes, llamadas, whatsapps, abrazos, cariño.

Voy a buscar a las chicas al colegio a la 1. Hoy es un día especial y no se quedan al comedor. Ya le han contado a medio colegio que su madre presenta un libro. Y están encantadas de cambiar las borrajas del menú escolar por una pizza cuatro quesos. Comemos en un restaurante italiano, con mis padres, mis tíos, mi prima Marina, mi hermana y mi sobrina Ione. Han venido de Logroño, Pamplona, Santander y Barcelona.

Por la tarde acudo a una entrevista en Aragón Radio. Antes me escapo y me refugio un rato en mi plaza, la que ha dado pie a la novela. Hago fotos, me siento cinco minutos al sol, recuerdo cuando empecé a tomar notas para un posible relato.

Quedo con unos amigos para regalarles unos libros. Y sigo corriendo. Ducha, peluquería, vestido.

Llego a Los portadores de sueños a las ocho menos cuarto. Ya hay amigos esperándome en la puerta. Firmo los primeros libros en la acera. La librería se llena. Sergio y yo hablamos un poco de la novela. Me escucháis con tanta atención que me tiemblan las piernas. Intento que no se me note. Firmo más libros. Nos hacemos fotos. Recibo más besos.

Presentación4

Se agotan los libros. La librería se va vaciando. Lara, Vega y Luna pintan tumbadas en el suelo. “¿Refugio se escribe con ‘g’ o con ‘j’?”, me pregunta Vega. Y las chicas se van a casa con Chema.

presentación Portadores

“Qué bonito ver que te quiere tanta gente”, me dice Eva, la librera, cuando ya nos hemos quedado solos.

Luego siguen unas cervezas y unas risas.

Sí, qué bonito.

¡¡Gracias!!

Anuncios

18 comentarios

Archivado bajo literatura