Archivo de la etiqueta: conciliación

Para conciliar no hace falta exiliarse a Suecia

Yo concilio gracias a que he tenido suerte con mi jornada reducida, gracias a que tenemos a mano a abuelos, con mención especial para el abuelo taxista (la huelga de autobuses de Zaragoza nos lo pone un poco más difícil), gracias a la tía Asun que antes de romperse el tobillo siempre estaba disponible, gracias a las colonias del cole en las vacaciones escolares, gracias a la colaboración de otros padres y madres para llevar y traer a nuestras hijas a las extraescolares, gracias a los tíos de Logroño que nos organizan campamentos de verano, gracias a la buena voluntad.

Sí, yo concilio y soy una privilegiada en este país en el que conciliar es un milagro. Después de ver el programa Salvados de anoche (“El milagro de conciliar”), me gustaría vivir en Suecia. Admiro y envidio su política de conciliación: jornadas continuas, horarios flexibles, bajas por maternidad y paternidad de 480 días, días de permiso pagados para cuidar a los hijos cuando se ponen malos, ratio de un educador por cada cinco niños en guarderías, ayudas económicas del Estado por hijos hasta los 8 años…

El milagro de conciliar

Me gustaría vivir en Suecia, pero en invierno hace mucho frío. Creo que para conciliar no hace falta exiliarse. Muchas de las medidas para conciliar que envidiamos de Suecia se podrían aplicar en España con voluntad política y de las empresas (sí, también en las empresas periodísticas). Y con leyes y sanciones si hace falta para acompañar un poco el cambio cultural necesario. No he oído a ningún político español hablar en serio sobre conciliación en la campaña electoral o en el largo periodo de negociaciones post 20D. La foto de Carolina Bescansa con su bebé me pareció un gesto que sirvió para hacer un poco de ruido. ¿Empezamos ya a hablar en serio de conciliación?

6 comentarios

Archivado bajo maternidad

Sin cargas familiares presentes ni futuras

Estimado/a director/a de la empresa Aurejor de La Coruña:

He leído su anuncio publicado en La Voz de Galicia:

sin cargas familiares presentes ni futuras

(Entre los requisitos: “nacionalidad española, ganas de trabajar, desempleada de 25 a 35 años, sin cargas familiares presentes ni futuras”.
Visto en Twitter, vía @hematocritico)

No opto a su puesto de trabajo, porque no cumplo los requisitos, pero quería hacerle algunas preguntas. Me gustaría que aclarara qué quiere decir el término “sin cargas familiares presentes ni futuras”. ¿Se refiere a un primo pesado, un cuñado cargante, una suegra inquisidora? ¿O a esos pequeños que nacen, crecen, a veces se ponen malos, y nos llenan la casa de mocos, alegrías, historias? ¿Usted es de los que piensan que los hijos son una carga o de los que dicen solemnes que son el futuro de la sociedad? ¿Ser madre es incompatible con trabajar? ¿Y ser padre? ¿Los niños en edad escolar pero que saben vestirse solos y hacen los deberes solos cuentan como carga familiar presente? ¿Cómo se miden las cargas familiares futuras? ¿Hay que presentar un certificado médico de todos los familiares directos? ¿Hay que hacer una declaración jurada de la renuncia a tener hijos en el futuro? ¿El incumplimiento de esa promesa, voluntaria o involuntariamente, implica el despido? ¿Usted no tiene hijos, padres, pareja? ¿Usted no cumple años? ¿Considera que la sensibilidad y el sentido común deberían ser requisitos para dirigir una empresa?

Atentamente,
Paula Figols

1 comentario

Archivado bajo maternidad