Archivo de la etiqueta: barrio Jesús

Si estas sillas hablaran

Si estas sillas hablaran, quizás contarían historias del paro, de la crisis eterna, de picaresca, de trapicheo, de disputas familiares, de amor.

Barrio Jesús por Aitana Enciso

Imagino sus historias desde la acera. Yo paseando o corriendo por la ribera del Ebro; ellos en sus sillas de plástico en este rincón olvidado del barrio Jesús. Hoy han puesto unos ladrillos para que no se las lleve el cierzo. Otros días he visto ahí tertulias de señores, o de señoras, familias enteras, críos con bicis a horas en las que deberían estar en el colegio, chavales más mayores con la música a tope, gatos, una barca hinchable.

Esta manzana de casas en ruinas y okupas, de sillas de plástico con ladrillo para que no se vuelen, de tertulias en la calle, de miseria, esta manzana, decía, está muy cerca y muy lejos. Aquí en Zaragoza. A unos metros de la ribera del Ebro, por la que pasamos cientos de paseantes, ciclistas y corredores. Cerca del paseo Longares, la plaza Mozart, el puente de Hierro, pisos de clase media y nuevas urbanizaciones. Muy cerca hay una antigua fábrica de chocolate reconvertida en centro artístico, pero no sé si los ocupantes de las sillas lo conocen. A veces pasan por esas calles coches de Policía o trabajadores sociales. Otras, nadie. A veces, realidades muy cercanas están a años luz.

No sé si en esas sillas con ladrillo habrá tertulias políticas o la política les queda muy lejos. No sé si votaron el 20 de diciembre. Dudo que estén empadronados en el barrio ni que sepan cuál es su colegio electoral. ¿Les sonarán de algo Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Rivera? ¿Qué pensarán de que se repitan las elecciones?

(Imagen de Aitana Enciso, en el barrio Jesús de Zaragoza)

1 comentario

Archivado bajo política, Zaragoza

Lo que el fuego no quema

Me topo con la noticia camino del trabajo: un incendio en una vivienda en el barrio Jesús. Paso cada día por la puerta de ese edificio, uno más. El camión de bomberos y los coches de policía han revolucionado el barrio a la hora de ir al colegio. Pregunto a unos y otros. Se ha quemado un piso y han sido atendidas dos mujeres por inhalación de humo.

incendio barrio jesus Gabriela Trujillo Orozco

(Foto de Gabriela Trujillo Orozco)

Entonces las veo: a Aurora y Elvira, madre e hija, 73 y 46 años, con bata y descalzas, en la calle, esperando a que les dejen subir a su casa. O a lo que ha quedado de ella. Falta otra hija, Eva, “que está mal de la cabeza y todos los días se va a dar una vuelta”. Y falta una joven, la nieta, que ya estaba en el instituto cuando comenzaron las llamas.

Subo tras ellas por esa escalera que se cae a pedazos. Cuántas historias detrás de cada puerta. La suya está destrozada. Dentro, olor a quemado y a miseria, dos habitaciones reducidas a cenizas, bolsas de ropa y trastos viejos por todas partes.

IMG_4124

Sigo camino del trabajo. Los servicios municipales terminan de limpiar la acera. Ya se han ido la ambulancia, los bomberos, la policía, los curiosos. Es una soleada mañana de otoño. Pronto la noticia quedará sepultada por otras de política, sucesos más graves, resultados deportivos, muertos famosos, ocurrencias, informes de la OMS, etc. Sigo mi camino y pienso en lo que no se ve, en lo que no es noticia, en lo que no ha quemado el fuego. ¿Cómo será la vida de estas mujeres (y de sus vecinos)?, ¿Cómo han llegado a este piso? ¿Qué pensará la nieta cuando vuelva del instituto? ¿Y su madre que “está mal de la cabeza y se va a dar una vuelta”? ¿Dónde dormirán mañana? ¿Elvira y Aurora seguirán descalzas?

2 comentarios

Archivado bajo periodismo, Zaragoza