Archivo de la etiqueta: Andorra

El profesor Figols se jubila

Ser la hija del Figols imponía en el colegio. Una sentía que los mayores admiraban o temían al profesor de Física y Química. A mi hermana y a mí nos hacían bromas en el patio y por los pasillos. Y alguno hasta nos pedía un aprobado.

Mi padre entró a trabajar en el Colegio Alemán un mes antes de que yo naciera. En estos 37 años, yo he crecido un poco y él ha pasado por varios institutos y destinos laborales: Andorra, el sindicato STEA, Valderrobres, el Pablo Serrano de Las Fuentes y Belchite. Recuerdo especialmente su paso por el Matarraña y su piso en Torre del Compte  (que incluso sirvió para acoger a un fotógrafo y una redactora del Heraldo –servidora- una noche de tormenta apocalíptica, riada y carreteras cortadas; pero ésa es otra historia que no viene al caso). Ahora que el profesor Figols se jubila, echamos la vista atrás y nos emocionamos, aunque no lo reconozcamos mucho.

Le hemos preguntado a sus compañeros y ex alumnos, y nos han contado cosas muy bonitas de él. Nos han hablado de su compromiso, sus enseñanzas, sus experimentos, sus consejos, sus chalecos, su ironía, las excursiones al campo, los viajes de estudios, aquel curso que se subió a unos zancos o cuando trajo un globo aerostático.

“Era el de Química, y tenía un aire taciturno y cordial cuando entraba o salía del laboratorio en que se guarecía. Entonces todavía hablábamos en claustros y asambleas, y él tenía un cierto aire de internacionalista no tanto por el chaleco y el resistirse a la moda, sino por esa fe extraña que algunos demuestran en el género humano. Parecía creer en el Magisterio, en nuestra labor, y lo que es más raro, parecía sentir que los profesores éramos una clase social unitaria cuya dignidad debíamos defender”, cuenta Ignacio, compañero suyo.

Además de recopilar recuerdos, ahora es momento de celebraciones. En nuestra familia nos encanta buscar cualquier excusa para reunirnos para una comida con chiquillos y jaleo, sea en Cervera, Logroño, Zaragoza, Pamplona o, como este fin de semana, en Urdániz. Ayer celebramos la jubilación del profesor Figols. Comimos muy bien, soplamos entre todos 60 velas, y él recibió sus regalos en forma de gallinas, libro, cuadro y aparato tecnológico.

Móvil1

regalo

No me puedo imaginar cómo será mi jubilación ni cuántas redacciones habré pisado cuando llegue ese momento. Pero sí sé que cuando sea mayor quiero ser sabia, exploradora, viajera, inteligente, emprendedora, comprometida y solidaria como el profesor Figols, como mi padre.

Anuncios

14 comentarios

Archivado bajo Cervera, educación, miscelánea