Archivo de la categoría: Uncategorized

Mujeres

A las que sueñan, a las que pelean, a las que hacen equilibrios para llegar a final de mes, o al final del día, a mis hijas, a mi madre, a mi hermana, a mi sobrina Ione que está a punto de nacer, a las demás mujeres de mi familia, a mis amigas, a las de aquí, a las de allí, a las trabajadoras, a las que no trabajan, a las fontaneras, a las maestras, a las conductoras de autobús, a las científicas, a las poetas, a las que no les quedan fuerzas para soñar, a las que les han quitado los derechos porque nacieron en otro país, a las princesas rosas, a las que ya no creen en los cuentos de hadas, a las malvadas de los cuentos (sí, a ellas también), a todas…

¡Feliz Día de la Mujer!

Niara, la Cimarrona 001

Y un cuento de regalo: la historia de Niara, la Cimarrona, una esclava fugitiva de los campos de algodón. Cuando las cimarronas escapaban de las plantaciones llevaban semillas metidas en sus cabellos con las que luego fecundaban los suelos de las nuevas tierras libres. Las mujeres y hombres cimarrones fundaron pequeñas aldeas protegidas por la espesura de la selva en las que vivían en libertad, conservando sus raíces africanas (cuento de Ekilikua Creaciones).

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

El negro y el blanco (Berlín, 1936)

Los Juegos Olímpicos son millones, espectadores, audiencias, marcas, dinero… Pero también pequeñas y grandes historias. En el día de la inauguración de Londres 2012, quiero recordar una: la de la amistad entre Jesse Owens, afroamericano, y Luz Long, alemán. El negro y el blanco. En los Juegos de Berlín, 1936.

 La final de salto de longitud vivió un gran duelo entre ambos atletas. Luz Long era una de las grandes esperanzas del régimen nazi: blanco, rubio, ojos azules, segundo del mundo en esta especialidad. El primero era Jesse Owens, que en la clasificación para la final hizo nulo en sus dos primeros intentos. Long se acercó a él y le aconsejó antes de su tercer y válido salto. En la final, el negro batió al rubio: 8,06 metros, medalla de oro y récord olímpico. Long fue el primero en felicitar al campeón y posar con él para los fotógrafos. Owens ganó cuatro medallas de oro (100 metros lisos, 200 metros lisos, salto de longitud y relevos 4×100) y su imagen en el podio se ha convertido en uno de los hitos de la historia de los Juegos Olímpicos.

Tras los Juegos, Owens volvió a su trabajo de botones en un hotel, también fue animador de espectáculos y pinchadiscos. El segregacionismo aún estaba vigente en EE.UU. y el presidente, Franklin D. Roosevelt, rehusó recibirle en la Casa Blanca. Long siguió compitiendo y tras su retirada, trabajó como abogado. Después combatió en la Segunda Guerra Mundial. Resultó herido en Sicilia y murió el 13 de julio de 1943 en un hospital británico. Ambos mantuvieron el contacto hasta la muerte de Long. Owens murió en 1980 de un cáncer de pulmón.

PD Conocí esta historia gracias a una exposición hace unos meses en el Mémorial de la Shoah, en París: “Le sport européen a l’épreuve du nazismo”.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Como gato panza arriba

          ¡Vacaciones!

(Este gato veranea en el Paseo de la Ribera, en el barrio Jesús de Zaragoza)

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

También los Reyes Magos

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Ciudad de colores

De pequeña, tu barrio y tu ciudad te parecen maravillosos, cómo no. De joven, la miras un poco por encima del hombro y crees que tu ciudad es gris, conservadora, apática. Luego te haces mayor y aprendes a buscar rincones de colores.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized