Archivo de la categoría: periodismo

La terrible muerte de Bijan Ebrahimi

Bijan Ebrahimi era un señor jubilado que se encargaba de cuidar las flores de su comunidad de vecinos en un barrio de Bristol, Inglaterra. Brijan, británico de origen iraní, vivía solo con su gato, tenía 44 años y cobraba una modesta pensión de invalidez por una lesión en la columna. Unos vándalos destrozaron las flores y él decidió hacerles fotos con el móvil para denunciarlos a la policía. Un vecino empezó a acusarlo a gritos de pedófilo, después se sumaron otros, llamaron a la policía y fue detenido. Pasó dos días en el calabozo y quedó en libertad. Pero los rumores e insultos de sus vecinos siguieron creciendo. Hasta que una noche dos jóvenes le dieron una paliza, le rociaron con gasolina y le prendieron fuego.

Leo la historia de la triste y terrible muerte de Bijan Ebrahimi en un artículo de Isabel Coixet (“Las flores machacadas”, en El Dominical del pasado domingo). Es una historia tan tremenda que me parece increíble. Yo no había oído hablar de ella. Dudo si es ficción. Más bien quiero que lo sea. Voy a Internet en busca de más datos. Y leo más detalles en la prensa británica. Los hechos ocurrieron en julio y el caso ha desatado gran polémica en Inglaterra en las últimas semanas. Los dos autores de la muerte, dos vecinos del barrio, padres de familia de 24 años, van a ser juzgados en los próximos días. La Policía les detuvo pocas horas después del crimen y confesaron ser los autores. Los periódicos británicos cuentan que aquella noche mucha gente vio la paliza, pero nadie hizo nada por ayudar a Ebrahimi porque creían que era un pedófilo.

Un  rumor falso que desemboca en un asesinato. Siento pena, vergüenza, asco. “La verdad es que el señor Ebrahimi fue asesinado porque era diferente. Era iraní”, afirma un articulista, Dan Hodges, en The Telegraph.

Bijan

(Bijan Ebrahimi, The Telegraph)

Bijan Ebrahimi. Repito su nombre. Para no olvidarlo.

1 comentario

Archivado bajo periodismo

Otoño y periodismo en Logroño

Me escapo a Logroño a la inauguración de la exposición “100 años de periodismo en La Rioja”. Es una buena ocasión para hablar de periodismo y pasar un gran día.

La Asociación de la Prensa de Logroño nació en 1913 en el Café Habana, en el Espolón, con 19 hombres que trabajaban fundamentalmente en los periódicos Diario de La Rioja y en La Rioja. Hoy la forman 364 socios, la mayoría mujeres y con casi un 30% de parados. Y hay más trabajadores en gabinetes de comunicación que en periódicos, radios o teles. No son buenos tiempos para los periodistas, ni en La Rioja, ni en Aragón (recomiendo el artículo del presidente de la Asociación de Periodistas de Aragón, José Luis Trasobares, sobre el despido de Plácido Díez y de otros compañeros, jóvenes y veteranos).

En estos tiempos convulsos, sienta bien pararse a recordar lo que somos y pensar hacia dónde vamos. La exposición de Logroño (con sus dos sedes: en la Casa de las Ciencias y en la Casa de los Periodistas) hace un magnífico repaso histórico, tecnológico y social a 100 años de profesión y a las principales noticias de este siglo. La exposición se puede ver, leer, escuchar y tocar. Hay periódicos antiguos, máquinas de escribir, imprentas, radios, archivos visuales y sonoros, desde los partes de guerra que se emitían en la radio al Nodo o las portadas tras la Copa del Mundo de Fútbol de Sudáfrica. Y en la sede de la Casa de los Periodistas, una instalación presenta los cambios provocados por Internet y las redes sociales. Y lanza varias preguntas: ¿Qué es el periodismo? ¿Qué queremos que sea el periodismo?

IMG_9655

No tengo una respuesta clara. Queremos conservar nuestros trabajos y aspiramos a hacer buen periodismo. Es un momento de preguntas, dudas, confusión. Me gustaron unas palabras de Ana González, comisaria de la exposición: “Cuando hay una gran inundación, lo más importante es tener agua potable. En estos momentos de gran inundación de información, es fundamental el buen periodismo”.

IMG_9665

Además de reflexionar sobre la profesión, Logroño también me regala un bonito día otoñal, con paseos, comida familiar y un reencuentro pendiente desde el verano de 1996. (¡Qué alegría volver a verte, Estela! No hemos cambiado mucho…).

4 comentarios

Archivado bajo periodismo

Recuerdos de una becaria en la radio

Hace hoy 15 años (¿15 ya?) una becaria empezó sus prácticas de verano en Radio Zaragoza. Aquel verano sonaban “Life”, de Des’ree, y “La Copa de la vida”, de Ricky Martin, la canción del Mundial de Fútbol de Francia. Me recuerdo con pelo corto, muchas ganas, ilusión y la ingenuidad de los 20 años. Hace poco Radio Zaragoza celebró su 75º aniversario y me emocionó ver mi nombre en la larga lista de becarios que hemos pasado por esos micrófonos. Han cambiado muchas cosas y muchas personas, pero para mí sigue siendo un verano inolvidable.

Recuerdo el compromiso y la ilusión contagiosa por el periodismo que transmitían Chema, Samuel, Eva, Belén, Concha, Marina, Juliana, Plácido, Miguel, Fernando, David, Juanjo… Me enseñaron a cultivar la crítica, a buscar noticias, a darle la vuelta a los temas y a los teletipos.

Recuerdo las reuniones de primera hora en las que se debatían los temas del día y todos teníamos voz, también los becarios.

Recuerdo mis primeras ruedas de prensa con el micrófono amarillo y los nervios de si se habría grabado bien. Había hecho otras prácticas anteriormente en Radio Rioja, pero el medio me infundía mucho respeto. Y me sigue pareciendo muy difícil hacer buena radio.

Recuerdo las risas con David Navarro, compañero de prácticas. Cuando en agosto nos tocó editar algún informativo y nos quedábamos cortos de noticias, rellenábamos al final con música. Así que ese verano se emitieron algunos informativos muy musicales.

Recuerdo el día que me tocaba hacer Matinal (había que estar en la radio sobre las cinco de la mañana) y me quedé dormida. Samuel llamó a mi casa para despertarme, cogí un taxi y llegué a tiempo y con legañas para el primer boletín.

Recuerdo los cafés, las reuniones de primera hora, las cenas de ese verano, la tensión minutos antes de que comenzara el Hora 14, las risas, y las reflexiones serias sobre el futuro del periodismo (ya entonces teníamos muchas dudas).

Fueron tres meses muy intensos en los que hice un máster de periodismo, y de la vida. Al verano siguiente encontré mi sitio profesional en otra redacción, unos metros más allá. Pero hay valores periodísticos y personas que me acompañan desde ese 1 de julio de hace 15 años.

Un beso, Chema.

RZ98

Bien flanqueada por Chema y Samuel, en la redacción de Radio Zaragoza.

4 comentarios

Archivado bajo periodismo

Noticias viejas y terrorismo doméstico

Esta noticia ya es vieja: Hallan el cadáver descuartizado de una mujer en un congelador de un piso de Las Fuentes. Ocurrió la semana pasada. La Policía encontró el cuerpo troceado de Merche Pérez, de 42 años, en un arcón congelador en el piso que compartía con su pareja en el barrio de Las Fuentes de Zaragoza. El asesino, Vicente Sada, se había marchado hacía unos días a un hotel de Cantabria, donde intentó suicidarse y dejó una nota en la que desvelaba el terrible crimen. La Policía también investiga ahora la muerte de su anterior pareja, que presuntamente se suicidó en 2007.

La noticia ya ha quedado sepultada por otras: más sucesos trágicos, rifirrafes políticos, fútbol, mercados medievales, indignados en Turquía y en Brasil, espionaje, perros (“Un policía local mata de un disparo a un perro en una zona de terrazas de Zaragoza”, récord de comentarios en la web del Heraldo, más de 500…). Tengo la sensación de que las noticias se consumen demasiado rápido y enseguida se quedan viejas. Prestamos atención a muchos temas de forma superficial y durante poco tiempo.

A veces necesito parar, leer y mirar con calma, contextualizar, tranquilizarme o indignarme. Pienso en la vida de esta mujer, en lo que debió de pasar hasta llegar a ese día. Pienso en los golpes, las humillaciones, los silencios. Busco datos. En pocos meses, tres mujeres han sido descuartizadas por sus parejas en Aragón. En España, en este año, al menos 26 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas y solo cinco habían denunciado antes su situación. En una década han muerto 675 mujeres víctimas de la violencia de género (o violencia machista o ‘terrorismo doméstico’). Son datos que reflejan una realidad estremecedora y todavía oculta. Poner cara a los números y recordar sus historias debería ser nuestra obligación.

Aragon

Luto en el quiosco en el que trabajaba Merche Pérez, en el parque de las Glorietas de Goya. Imagen de José Miguel Marco (Heraldo de Aragón)

(Más información sobre la muerte de Merche Pérez en los artículos publicados por Marta Garú en Heraldo de Aragón 13, 14 y 15 de junio de 2013.

Más datos sobre violencia de género en Aragón en el reportaje “Ni una más”, de David Navarro, en Heraldo Domingo, 16 de junio de 2013).

6 comentarios

Archivado bajo periodismo

Se busca jeque árabe o negro rico

-Buenos días, venía a por los papeles.
-Perdona, ¿qué papeles? ¿Vienes a renovar la tarjeta bus, o a sacar el abono de las piscinas municipales, a sellar el paro, a comprar dos entradas para el último partido del Zaragoza…?
-No, no, me refería a los papeles, soy extranjero, de los ricos.
-Ahí, sí, disculpe mi error.
-Disculpado. ¿Necesita que le enseñe el pasaporte y la cuenta corriente?
-No es necesario, por favor. ¿Quiere tomar algo?
-No, ya he almorzado en el jet y no tengo hambre. Me corre un poco de prisa este trámite de los papeles.
-Sí, por supuesto. ¿Dónde piensa invertir? ¿Le gusta un ático de lujo en el centro o prefiere un chalet en una urbanización exclusiva de las afueras? ¿O quiere comprar deuda pública por dos o tres millones? ¿O un club de fútbol? Tenemos varios en venta.
-Había pensado invertir en una casa, estoy mirando distintas opciones.
-¿Con cuántas plazas de garaje? Y piscina, supongo. ¿Quiere también pista de pádel y campo de golf? Aquí no tenemos problemas de escasez de agua, no se preocupe.
-Una en primera línea de playa, para ver atardecer junto al mar, tomando un gintonic sin que me molesten los guiris ni los negros del top manta.
-Perdone, aquí no tenemos ese tipo de viviendas. Somos una ciudad de interior. Pero si quiere, le doy ya los papeles y así no tiene que perder el tiempo.
-De acuerdo.
-Gracias. A sus pies (reverencia).

(El Gobierno concederá el permiso de residencia a los extranjeros que compren inmuebles de más de 500.000 euros o deuda pública por un importe superior a dos millones de euros. También a aquellos que inviertan en proyectos empresariales que creen puestos de trabajo o tengan un impacto relevante. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha presentado este viernes el anteproyecto de la ley de emprendedores).

CONSEJO DE MINISTROS

Soraya Sáenz de Santamaría, explicando el plan del Gobierno. Foto: Efe.

5 comentarios

Archivado bajo periodismo, relatos

Especies de espacios

“No es normal que haya tanta gente en la calle con tantos pisos vacíos”, me dijeron hace unos días Víctor, Fernando y Raquel. Me enseñaron sus casas y me contaron un pedazo de sus vidas para un reportaje. Viven desde hace unos meses como okupas en Zaragoza, porque no pueden pagar un alquiler, porque okupar es su manera de resistir y de mantener su dignidad. Ellos limpiaron y arreglaron dos pisos que encontraron vacíos, y los han amueblado con lo que encuentran en la calle. Como ellos, cientos o miles de personas –cada vez más- viven en los márgenes del sistema.

okupas

(Interior de una casa ocupada en Zaragoza)

Curiosamente, hace unos días me encontré con el libro “Especies de espacios”, de Georges Perec (París, 1936-1982). Y una reflexión, que parecía escrita para ellos:

“Vivir en una habitación ¿qué es? Vivir en un sitio ¿es apropiárselo? ¿Qué es apropiarse de un sitio? ¿A partir de qué momento un sitio es verdaderamente de uno? ¿Cuando se han puesto a remojo los tres pares de calcetines en un barreño de plástico rosa? ¿Cuando se han recalentado los espaguetis en un camping-gas? ¿Cuándo se han utilizado todas las perchas descabaladas del guardarropa? ¿Cuando se ha clavado en la pared una vieja postal que representa el sueño de Santa Úrsula de Carpaccio? ¿Cuando se han experimentado allí las ansias de espera, o las exaltaciones de la pasión, o los tormentos del dolor de muelas? ¿Cuando se han vestido las ventanas con cortinas al gusto y colocado el papel pintado y acuchillado el parquet?”.

6 comentarios

Archivado bajo literatura, periodismo, revoluciones, Zaragoza

Periodistas ¿Al final ganan los buenos?

Los años de la Facultad vimos ‘Primera plana’ y leímos ‘A sangre fría’. Ahora disfrutamos con ‘The Wire’ y su retrato de las cloacas del periodismo, mientras llueven piedras sobre nuestra profesión. Antes queríamos ser buenos periodistas, parecernos un poco a los héroes de referencia (corresponsales de guerra, generalmente), denunciar las injusticias, descubrir nuestro Watergate, cambiar el mundo. Ahora, queremos tener un trabajo o conservarlo. Y, bueno, añado: no perder del todo el espíritu crítico.

No son buenos tiempos para los románticos del periodismo, con miles de despidos, ERE, deterioro progresivo de las condiciones de trabajo, pérdida de credibilidad… Leo a Ramón Lobo, uno de los damnificados por el reciente ERE de El País, en el artículo ‘Lou Grant, cuando aún ganaban los buenos’, en la revista Jot Down nº2 (en papel, sí, en papel): “Lou Grant presentaba un ejercicio irreal de la profesión: siempre ganaban los buenos. No existe ese periodismo; el real pisa mierda con demasiada frecuencia, y más cuando la cuenta de resultados mengua y la crisis invade valores y conciencias”.

O sí, tal vez sí sean buenos tiempos para los románticos. Jordi Pérez Colomé, periodista independiente, bloguero, autor del blog Obamaworld, defiende que “el periodismo está más vivo que nunca”: “Hay más tipos de periodismo por hacer que el del New York Times y el de  los medios tradicionales. Es una gran noticia para los periodistas y mala para los medios, que hasta ahora tenían el monopolio de la información. La sociedad estará mejor con más periodistas que puedan trabajar sin depender de grandes compañías”.

Surgen nuevos proyectos, pequeños o medianos, vinculados a Internet, como  eldiario.es, Jot Down o Infolibre. Últimamente acabo de descubrir lacaffe.es y Unfollowmagazine. Hay muchos ejemplos. Mientras, se vacían y precarizan las redacciones tradicionales. No sé si una cosa compensa la otra. “Son tiempo duros, como las calles de Baltimore en ‘The Wire’. Parece que ganan los malos, pero hay que ser pacientes, esperar hasta que descienda el The End. La vida es larga. Va por temporadas”, afirma Ramón Lobo. Y me viene a la cabeza el entusiasmo con el que nuestra hija Luna sigue las películas, emocionada, hipnotizada por la historia, sin moverse del asiento. “¿Te gusta?”, le preguntamos. “Sí… ¿Pero al final ganan los buenos, no?” Ojalá ganen los buenos.

PD Dedicado, como cada 24 de enero, día del patrón de los periodistas, a mi tía Ana, periodista. Aquí seguimos, luchando por una profesión maravillosa.

7 comentarios

Archivado bajo periodismo

Dos años de historias

Este blog cumple hoy dos años. Ya camina solo, aunque aún con paso inseguro. Soplo las velas y os doy las gracias. Por leerme, por los comentarios de ánimo, por las sugerencias, por reenviar mis textos.

En este año difícil de crisis y huelgas, he buscado refugio en los libros, las sonrisas de la gente cercana, los viajes y las lecturas. Y he compartido algunas historias con vosotros. Las entradas más leídas, según me dice WordPress, han sido Sostiene Pereira y el 29-M, Razones para leer, Olímpica o bombera y Periodistas. Y este blog me ha llevado a descubrir otros, como La puerta entornada, Una cabeza sembrada o Micuartodeatras, entre otros.

Ilustración

(Ilustración de Marie Cardouat, comprada en el Centro Pompidou)

Escribir es una actividad solitaria, que busca transmitir emociones y contar historias. De mayor me gustaría ser contadora de historias. Prometo seguir un año más intentándolo.

10 comentarios

Archivado bajo bicis, Cervera, cine, TV y series, deportes, educación, literatura, maternidad, miscelánea, periodismo, relatos, revoluciones, viajes, Zaragoza

Muxía, diez años después

Solo he estado una vez en Galicia. Fue hace diez años, junto a la marea blanca de voluntarios que fuimos a recoger chapapote. El hundimiento del Prestige fue la mayor catástrofe ecológica de la historia de España. Recuerdo aquellos días para un artículo, repaso publicaciones de entonces y de ahora. “¿Sabes? El mar es un milagro”, le dice Juan Manuel Gómez Leis, pescador jubilado, a Manuel Rivas en un magnífico reportaje que recuerda los diez años transcurridos.

En las Navidades de 2002, cogí un tren que cruzó España de noche y amanecí en A Coruña. Después, me llevaron a Camelle, Camariñas, Carnota, Fisterra, las dunas de Corrubedo y Muxía, el centro neurálgico de la catástrofe. Me agaché a tocar el petróleo que lo impregnaba todo. Cargué ‘capachos’, hice fotos, hablé con pescadores, dormí en el pabellón de Muxía, donde no cabía una colchoneta más, y comí en la lonja, donde los vecinos del pueblo preparaban comida para todos. Me emocionó formar parte de aquella marea ciudadana histórica, como me emociona ahora recordarlo.

Después han venido otras mareas, otros viajes, otros artículos.

Tengo pendiente volver a Galicia.


(Fotos de Ramón Comet)

5 comentarios

Archivado bajo periodismo, viajes

Biscuits y claves electorales en Virginia

Leo estos días que Virginia es uno de los estados clave en las elecciones presidenciales de EE.UU. de mañana (es curioso que los estadounidenses aún mantengan la tradición de hace casi dos siglos de votar en martes). Obama ganó en 2008 en gran parte gracias a Virginia, y ahora espera repetir. Es uno de los estados que más veces han visitado en esta campaña tanto Romney como Obama. Virginia eligió hace cuatro un presidente demócrata por primera vez desde 1964 y muchos analistas explicaron este resultado por el cambio demográfico. Virginia tiene un 20% de población hispana y un 8% de negros, y una tasa de paro del 5,8%, menor que la media nacional. La población hispana ha aumentado un 90% en la última década. La mayor parte del crecimiento de Virginia está concentrado en el norte del estado, colindante con Washington D.C., a donde se puede llegar en metro. Es una zona rica, de urbanizaciones residenciales y agencias estatales (como la sede central del FBI, en Quantico, VA).

Tuve el privilegio de vivir casi un año en Virginia, concretamente en Honaker, un pueblo del suroeste, cerca de Kentucky y Tennesse, o sea, en la América profunda. La Virginia que yo conocí en 1995 (y a la que volví en 2000) no sale en las películas de espías del FBI. Obama y Romney no van de visita a Honaker. El suroeste del estado es una zona de colinas, iglesias, conservadurismo, tabaco de mascar, maíz, crema de cacahuete, rednecks, minas, mineros en paro, gente viviendo en caravanas, ferias de caballos y ganado, música country, yeah, visita al mall el sábado y a misa el domingo.

Más allá de las generalidades, yo descubrí una comunidad hospitalaria, orgullosa de su naturaleza y sus raíces. La familia Bostic y todo el pueblo me acogieron con mucho cariño. Si cierro los ojos, aún puedo oler los biscuits (panecillos) que preparaba Gaynell en casa y saborear las tartas de la abuela Bostic. Me veo dando botes con Rachel en la parte de atrás de su four wheeler (motos de cuatro ruedas). Tirándonos en trineo por la ladera los días que la nieve nos impedía ir al instituto. O viendo partidos interminables de football o baseball. Comiendo pizzas o hamburguesas. O pasando horas en el mall. O escuchando a Mrs. Honaker en la clase de American History. Los virginianos están orgullosos de su historia (Virginia es una de las trece colonias fundadoras de EE.UU. y ha jugado un papel muy importante en distintos momentos, como la Guerra de Secesión).

Así que el martes volveré a revisar mi álbum de fotos, recordaré el olor de los biscuits recién horneados y seguiré con especial interés los resultados electorales de Virginia.

PD No, no voy a colgar fotos del baile de primavera del instituto…

7 comentarios

Archivado bajo periodismo, viajes

El limpiador de pisos

Hace unos días conocí a Miles Heller (personaje de Paul Auster en “Sunset Park”). Se llama Víctor, vive en Zaragoza en una casa okupa y ha trabajado vaciando pisos desahuciados, como Miles. A veces, la realidad copia a la ficción, o al revés.

Miles de familias pierden su vivienda cada año en España, acosadas por los bancos, las deudas, la crisis y la vergüenza de un sistema que va dejando gente por el camino. “Y en estas situaciones, siempre hay buitres que sacan tajada”, afirma Víctor. Él ha trabajado ‘limpiando’ pisos tras los desahucios y ha visto cómo algunos hacían negocio vendiendo los objetos que encontraban en las viviendas. “Era muy triste llegar a las casas y ver la vida de la gente: sus muebles, sus fotos, sus cartas del banco y hasta su ropa en los armarios… Nosotros no íbamos a limpiar, íbamos a saquear. Quiero contar lo que hacíamos, más por la inmoralidad de los hechos que por su ilegalidad”, reflexiona.

Me lo ha contado y yo he recogido parte de su historia en un artículo.

PD Supongo que Miles Heller y Víctor serían amigos si llegaran a conocerse.

4 comentarios

Archivado bajo literatura, periodismo

Reflexiones de una nadadora

Tengo la sensación de que el mundo va demasiado rápido. Suceden demasiados acontecimientos y hay demasiadas distracciones como para poder analizar todo con mesura. No tengo tiempo para leer todos los artículos ni todos los tuits interesantes. A veces necesito parar un poco y tomar aire. Entonces, me voy a nadar.
 

Me gusta nadar porque es un rato de evasión, hago deporte, relajo los músculos y desenredo los pensamientos. Suelo ir a la piscina cubierta de Alberto Maestro. La luz entra a raudales por la cristalera y crea bonitos reflejos en el agua. Mientras doy brazadas, se me ocurren relatos y buenos titulares, repaso la lista de la compra y de los recados domésticos.

Esta mañana, las imágenes de los últimos días no dejan de bailar en mi cabeza. Veo a policías que pegan a manifestantes en Madrid, y a policías disfrazados de manifestantes; un camarero convertido en héroe del 25-S; ultraderechistas que boicotean una conferencia en la Universidad de Zaragoza; una oficina del paro abarrotada de caras tristes; el alegre alboroto a la entrada y la salida del cole; pienso que todas las historias tienen cara y revés (la polémica con la natación sincronizada española, por ejemplo); recuerdo una entrevista que he leído a Gumersindo Lafuente, sobre el futuro del periodismo: “Estamos en un momento revolucionario. Esto no es una transición. Es una verdadera revolución. Cuando da comienzo una revolución es imposible saber cómo va a terminar…”.

Último largo, esprinto a crol. Salgo con los músculos relajados, pero los pensamientos siguen enredados.

5 comentarios

Archivado bajo periodismo, revoluciones

De la piscina de Alberto Maestro a los Juegos Olímpicos

Javi es ahora una estrella mediática. Javier Hernández es uno de los aragoneses que ha conseguido billete olímpico para Londres 2012. Javi, nadador, competirá en las pruebas de 150 estilos, 50 espalda y 50 braza de los Juegos Paralímpicos. “Se trata de un logro tremendo. Su progresión ha sido espectacular. No conozco a ningún deportista que se ponga a preparar una disciplina con más de 30 años y en apenas tres años represente a su país en unos Juegos con claras aspiraciones de pelear por puestos de mérito”, afirma su entrenador, Kike Ruiz.

Javi ha sido una estrella siempre. Es un ejemplo de superación, tesón y optimismo. Tuve la suerte de coincidir unos años con él en la redacción del Heraldo y en unos cuantos partidos de fútbol en la piscina de Alberto Maestro. Porque antes que nadador, Javi es periodista y futbolista. Unos cuantos locos y locas jugábamos partidos de fútbol los mediodías de verano (no sé como no cayó alguno fulminado por una insolación), luego nos dábamos un baño, nos comíamos un bocata y volvíamos a trabajar. Yo quería ir en el equipo de Javi, porque me metía unos pases largos perfectos, yo corría por la banda (lo mío era correr, no la técnica individual) y a veces la jugada acababa en gol. Otras, Javi cogía el balón y se inventaba un disparo potente desde fuera del área. Gol.

Después Javi decidió dedicarse en serio a la natación. Montó un club de natación adaptada, Aragua. Escribió un libro: “Galletti, el Hueso hasta la médula”, junto con el fotógrafo Alfonso Reyes. Siguió nadando y ya ha llegado a Londres. Para mí es un honor haber compartido equipo con una persona olímpica.

Ah, y Javi no tiene brazos.

(Foto de Aragua.es)

3 comentarios

Archivado bajo deportes, miscelánea, periodismo

¿Sirve para algo protestar?

Quiero compartir una reflexión muy personal que me ronda la cabeza en estos meses de recortes, manifestaciones y protestas. ¿Sirve para algo protestar, manifestarse, concentrarse, firmar un manifiesto, hacer huelga?

Oigo esta duda en foros de Internet, en la calle, en la puerta del cole y en el trabajo. Yo misma me lo he preguntado el día de la huelga general, en manifestaciones por la escuela pública, en asambleas de la Asociación de Padres de mi colegio, en concentraciones de periodistas…

Sabemos que los que mueven los hilos son feos, todopoderosos y están lejos. Se llaman “presidente”, “ministro” o, pero aún, “mercados”. Al señor “mercado” (no confundir con el Señor Mercadona), le da igual que yo y miles más nos manifestemos. Supongo que se carcajearía si nos viera con nuestras quejas y  nuestras propuestas.

Pero también sabemos que lo que seguro que no sirve para nada es quedarse en casa, callado, enfadado, asustado. No sé de macroeconomía y no tengo ni idea de cuál es la salida para la crisis. No sé si los recortes son inevitables. Pero sí se puede decidir recortar aquí o allí, mucho o poco, para unos o para otros. En medio de este debate, al menos quiero dar mi opinión y conocer otras distintas, quiero escuchar a la gente que hace propuestas alternativas, quiero defender el sistema público, quiero seguir solidarizándome con parados, profesores, periodistas…

Y, mientras, seguiré buscando respuesta a la pregunta: ¿Sirve para algo protestar?

6 comentarios

Archivado bajo periodismo, revoluciones