Archivo de la categoría: cine, TV y series

El profesor de química

Llevamos dos meses cenando con Walter White, y esta noche lo echaré de menos. Me había acostumbrado a las historias de este profesor de química de instituto convertido en narcotraficante. En casa vemos las series a destiempo, cuando ya se han pasado de moda, cuando se habla poco de ellas. Ayer vimos el último episodio de ‘Breaking Bad’, redondo, buenísimo. Y hoy me siento rara sin Walter White. ¿Qué vemos esta noche? ¿Cuál será la siguiente serie? El listón está tan alto que temo no encontrar otra que me guste tanto. Ya sentí algo parecido cuando terminamos ‘Los Soprano’, ‘The Wire’ o ‘A dos metros bajo tierra’.

breaking bad

Walter White es un personaje diferente a otros malos de películas y series de mafias o narcotráfico. Tras descubrir que tiene cáncer, Walter, que hasta entonces llevaba una vida anodina en Albuquerque, comienza a cocinar y vender metanfetamina para pagar su tratamiento y dejar unos ahorros a su familia. Conforme avanzan los capítulos va entrando en una espiral de violencia, mentiras y ambición de la que ya no podrá salir. A su alrededor, van creciendo unos personajes secundarios espléndidos: su mujer; su hijo adolescente discapacitado, su cuñado (agente de la DEA), su exalumno y ahora socio en el negocio de la droga, su peculiar abogado sin escrúpulos, otros narcotraficantes y matones.

Hay momentos en los que odio a Walter White por su crueldad. En otros, le entiendo y hasta casi le justifico. Con una mirada o un gesto lo cambia todo y vuelve a ser el profesor de instituto bueno y enfermo. Aún no estoy segura si hace todo lo que hace por él o por su familia. En el último capitulo casi le perdono.

Ahora que he leído que Los Pollos Hermanos ha abierto un restaurante en EE.UU. (o, al menos, una réplica del mítico local de ‘Breaking Bad’ para promocionar otra serie), me gustaría ir un día. Pediría unas alitas de pollo, me sentaría en una mesa del rincón y esperaría a que aparecieran Walter White, Gus Fring, Jesse, Skyler, Hank, Saul y todos ellos. Le preguntaría a Jesse si consiguió salir de Albuquerque. Le preguntaría a Skyler si en el último capitulo aún le quería. Le volvería a preguntar a él por qué lo hizo.

Y ya de paso les pediría que me recomendaran otra serie…

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo cine, TV y series

I wonder

‘I wonder’ es una canción maravillosa de un músico extraordinario y misterioso. Reconozco que yo no había escuchado a Rodríguez hasta que lo vimos hace unos días en el documental “Searching for Sugar Man” (del director Malik Bendjelloul, Oscar al mejor documental en 2013). Ahora voy por la calle cantando sola ‘I wonder’.

1401791521_788246_1401791770_noticia_normal

¿Quién era, quién es, Rodríguez? El documental cuenta su increíble historia, desde que fue descubierto en los años 60 en un bar de Detroit. Grabó dos discos (‘Cold fact’, en 1970, y ‘Coming from reality’, en 1971). Sus productores pensaban que se convertiría en uno de los grandes de su generación. Pero sus dos discos pasaron desapercibidos en EE.UU. y él desapareció. Se dijo de él que se había suicidado sobre el escenario en un concierto, de un tiro en la cabeza o prendiéndose fuego; había distintas versiones. Por cosas del destino, un disco suyo viajó en la maleta de una chica a Sudáfrica, allí pasó de mano en mano, de boca en boca, y se convirtió en un gran éxito. En Sudáfrica llegó a vender medio millón de discos en los años 70 y se convirtió en un símbolo de lucha contra el apartheid.

Dos décadas después, dos fans sudafricanos empezaron a rastrear su pista para saber quién era, qué había sido de él. “Fue la banda sonora de nuestras vidas, más que Elvis, más que los Rolling Stones”, cuentan. Y lo encontraron vivo, totalmente ajeno a su éxito. Seguía viviendo en Detroit, había trabajado en la construcción, tenía tres hijas. Le convencieron para viajar a Sudáfrica y dar una gira en 1998, que, claro, fue un éxito absoluto. El documental cuenta su historia: la de Rodríguez, la de su misterio, la de su búsqueda, la magia de su música tantos años después.

 

Ahora me imagino a Rodríguez paseando solitario por las calles de Detroit, tocando la guitarra, jugando con su nieto sudafricano, riéndose del destino, tarareando ‘I wonder’.

7 comentarios

Archivado bajo cine, TV y series

Seis años volando

Mi blog acaba de celebrar su sexto cumple. Me balanceo entre pequeñas historias, sueños, libros, carreras, películas. Me gusta tocar la tierra y rozar las nubes con la punta de los dedos. Me gustan los abrazos y las risas. Me gusta subirme a los árboles, volar en globo y en hamaca.

img_3545

¡Feliz 2017!

9 comentarios

Archivado bajo bicis, Cervera, cine, TV y series, deportes, educación, literatura, maternidad, miscelánea, periodismo, política, relatos, revoluciones, viajes, Zaragoza

Quiero a Birgitte Nyborg de presidenta

Mientras seguimos esperando a ver quién será nuestro próximo presidente o si nos hacen votar otra vez, acabamos de ver en casa la primera temporada de ‘Borgen’. La protagonista es Birgitte Nyborg, líder del Partido Moderado de Dinamarca y que gracias a una coalición consigue llegar a ser la primera ministra. Me encanta Birgitte Nyborg. Quiero una mujer como ella para que gobierne nuestro país.

borgen2

La serie cuenta los entresijos del poder en Borgen (nombre coloquial del Palacio de Christiansborg, sede del Gobierno), las tensiones y los pactos de la política, los chantajes, la relación con los medios de comunicación, el peaje personal que deben pagar los personajes públicos. La serie es ficción pero cuentan que refleja muy bien la política y la sociedad danesas. De hecho, fue premonitoria: un año después de estrenarse, Helle Thorning-Schmidt se convirtió en primera ministra de Dinamarca gracias a un pacto de cuatro partidos.

Me gusta la serie por cómo habla de la política desde dentro. Pero me gusta, sobre todo, por cómo retrata a Birgitte Nyborg. Cómo hace equilibrios para conciliar su vida profesional y familiar: con su pareja (un actractivo profesor de Economía) y dos hijos (una chica adolescente y un chico de 8 años). Me gustan sus principios, su idealismo, su pragmatismo imprescindible para gobernar, su capacidad para negociar, sus imperfecciones, sus dudas. La serie muestra el lado privado de los personajes públicos. Y plantea muchas preguntas: ¿Cómo organiza su agenda la primera ministra? ¿Cómo afecta su trabajo a su vida personal? ¿Cómo le apoya su pareja en su carrera profesional? ¿Cuánto ve a sus hijos? ¿Qué renuncias personales tiene que hacer? Me gustaría que esas preguntas nos las hiciéramos más a menudo sobre ellos, sobre los hombres, que también tienen familia y vida personal, que también tienen necesidad de conciliar.

No creo que España y Dinamarca se parezcan mucho. Tal vez aún nos falta aquí un poco para tener a nuestra Birgitte de presidenta. Mientras, yo espero expectante la siguiente temporada de ‘Borgen’.

9 comentarios

Archivado bajo cine, TV y series, periodismo, política

Camino a la escuela

Nuestro camino a la escuela dura entre cinco y diez minutos, dependiendo de las prisas y de la conversación. Atravesamos nuestra plaza con las mochilas de ruedas. Cruzamos la calle de José Oto por el paso de cebra de la charcutería, con cuidado de que no pase un coche un poco rápido porque llega tarde a dónde sea (suele pasar, ojalá les multaran). Vamos hablando de cosas del cole, de planes familiares o preguntas extrañas que se les ocurren a las chicas. Después seguimos por el andador peatonal de Molino de las Armas. La semana pasada florecieron los ciruelos. Aunque coincida con los días más fríos de este invierno, nos gusta que las flores lilas nos recuerden que falta poco para la primavera. Qué bonito es llegar al cole por ese pasillo colorido. Dentro de unos días se caerán las flores y saldrán las hojas.

IMG_4346 - copia

Jackson, Zahira, Carlitos y Samuel no se encuentran con ciruelos en flor camino de la escuela. Su recorrido dura bastante más que el nuestro. Jackson (10 años, Kenia) y su hermana tienen que caminar 15 kilómetros a través de la sabana para ir al cole. Zahira (12 años, Marruecos) vive a 22 kilómetros de su escuela. Con dos amigas, atraviesan senderos y montañas para llegar al internado los lunes y vuelven a casa los fines de semana. Carlitos (11 años, Argentina) recorre a diario 18 kilómetros a caballo para llegar a clase. Samuel (13 años, India) va al cole gracias a sus hermanos pequeños, que empujan su silla de ruedas 4 kilómetros por caminos de arena, ríos y otros obstáculos. Sus historias se cuentan en el documental “Camino a la escuela” (Pascal Plisson), una maravilla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Imágenes de la web caminoalaescuela.org, una película y un proyecto social en colaboración con la UNESCO)

Zahira y Samuel quieren ser médicos; Carlitos, veterinario. Y Jackson sueña con ser piloto y descubrir el mundo. Me gusta recordar el coraje de estos chicos cuando pasamos bajo nuestros ciruelos en flor camino del cole.

6 comentarios

Archivado bajo cine, TV y series, educación, Zaragoza

La novia

“Yo era una mujer quemada, llena de llagas por dentro y por fuera y tu hijo era un poquito de agua de la que yo esperaba hijos, tierra, salud; pero el otro era un río oscuro, lleno de ramas, que acercaba a mí el rumor de sus juncos y su cantar entre dientes” (La Novia, Bodas de Sangre).

Se encienden las luces del cine, en la pantalla aún brillan los últimos destellos de la película, seguimos sentadas en nuestras butacas, el nudo en la garganta, los cristalitos de sangre, los versos de Lorca. “¿Podéis levantaros ya? Que viene otra sesión…”, nos invita el acomodador a marcharnos.

Pero no me quiero ir. Han pasado unos días desde que vi ‘La novia’ (de Paula Ortiz, adaptación de ‘Bodas de sangre’, de Federico García Lorca) y sigo en esa butaca del cine Palafox. Me cuesta explicar esta película con palabras. ‘La novia’ es la tragedia de Lorca, el amor, el baile alrededor del fuego, el zoótropo girando, la mirada tristísima de la Novia, la felicidad inocente del Novio antes de que todo estalle, el relincho del caballo, la pasión contenida cuando la Novia y Leonardo se rozan las manos, las gotas de sudor, la luna, la arena que aún puedo mascar, esa manera de contar de Paula Ortiz tan particular y a la vez tan universal. Gracias por regalarnos esta película.

1366_2000 (1)

Para los que aún no la han visto, y para los que queremos volver a recordarla, aquí está el tráiler:

“Y te sigo por el aire como una brizna de hierba…”

3 comentarios

Archivado bajo cine, TV y series, literatura, Uncategorized

Boyhood

Hay películas que me dejan clavada en la butaca del cine o en el sofá; que me acompañan días después; que me zarandean y me enternecen; que me llevan a buscar más información; que volvería a ver hoy mismo; que me hacen sacar mi libretita, que lleno de frases, preguntas, sensaciones… Todo esto me acaba de pasar con “Boyhood” (Richard Linklater).

foto Boyhood

(Evolución de Mason, Ellar Coltrane, el protagonista de “Boyhood”)

“Boyhood”, grabada con los mismos actores durante 12 años, cuenta la vida de un niño, desde los 6 a los 18 años. Es una película sobre la infancia, las relaciones familiares y cómo el tiempo cambia nuestra manera de percibir el mundo. Es la historia de Mason, su hermana y sus padres separados (interpretados por Ethan Hawke, inmaduro y entrañable, y Patricia Arquette, luchadora, sola, con poca suerte para elegir parejas). La película fluye como si no pasara nada, y pasan tantas cosas: el tiempo, amores, desengaños, descubrimientos, cumpleaños, mudanzas… Me he quedado fascinada con la mirada de Mason, del niño que fuimos todos, que en parte seguimos siendo, esa mirada que a veces me recuerda a la mía y a la de nuestras hijas.

IMG_3585

Siguiendo el hilo de la película, leo una entrevista con Richard Linklater: “Ethan Hawke planteó lo más profundo que he oído sobre esta película al preguntarse cuándo dejamos de crecer para comenzar a envejecer, dónde termina esa infancia del título. Yo digo que no hay respuesta, nadie sabe cuándo termina la infancia”.

4 comentarios

Archivado bajo cine, TV y series