La Reina de las Nieves

“Casi todas las tardes, a la caída del sol, la señora de la Quinta Blanca salía a dar un paseo hasta el faro”. Llevo varios días paseando con ella, viviendo dentro de un cuento real y fantástico a la vez, disfrutando de la relectura de ‘La Reina de las Nieves’ (de Carmen Martín Gaite), uno de mis libros preferidos. Vuelvo a leerla con un lápiz y un pañuelo a mano. Gracias al club de lectura del cole por aceptar mi propuesta.

la_reina_de_las_nieves en jpg

En las historias de Carmen Martín Gaite siempre hay alguien que tira del hilo y alguien que escribe en un cuadernito. En ésta también hay viajes, misterios, secretos familiares, historias de amor de final incierto y una casa, la Quinta Blanca, en la que vivió veranos felices el niño Leo, antes de que se le metiera el cristalito de hielo en el ojo. Ha pasado mucho tiempo y muchas cosas desde que su abuela le contara el cuento de ‘La reina de las nieves’. Leonardo ha crecido, se ha perdido y ahora trata de encontrar su camino. A través de sus recuerdos y de sus anotaciones en sus diarios, vamos conociendo la historia de sus padres y la suya propia.

“La abuela, incluso cuando contaba retazos de historias familiares, nunca daba fechas de los acontecimientos, no los ponía uno detrás de otro para que yo pudiera entenderlos, lo dejaba todo nadando en una niebla abstrusa, lo que decía con lo que callaba, lo ocurrido de verdad con lo contado y con la manera tan particular que tenía de contarlo, un tono raro que dejaba siempre sed y sospecha, lo pasado con lo futuro y con lo soñado”.

La Reina de las Nieves es una novela extraña, no sé si difícil, muy emocionante. Te atrapa poco a poco y te lleva por acantilados abruptos y por suaves caminos de la memoria. Notas la brisa marina y los embates del mar, la soledad, el vértigo, las dudas y la pasión de Eugenio, el cristalito en el ojo. Quieres abrazar a Leonardo y dejarte mecer por el relato de Casilda. No importa si a mitad de camino uno se pierde un poco o cuesta seguir el hilo de las historias. Es una novela para dejarse llevar por sus vaivenes y su prosa exquisita. Las piezas del puzzle, al final, encajan.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo literatura

4 Respuestas a “La Reina de las Nieves

  1. Roxi (Yolanda)

    Muchas gracias, Paula, lo leeré. El que yo acabo de leer y disfrutar: Pan de limón con semillas de amapola. Besos y felices lecturas y encuentros.

  2. Ana González

    Yo acaba de empezar “Pan de limón con semillas de amapola” de Cristina Campos. Ahí ando sumergida en la historia de dos hermanas que se llaman Ana y Marina. Os contaré..

  3. Qué casualidad que compartáis lectura. Ya me dirás qué te parece, Ana. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s