Para conciliar no hace falta exiliarse a Suecia

Yo concilio gracias a que he tenido suerte con mi jornada reducida, gracias a que tenemos a mano a abuelos, con mención especial para el abuelo taxista (la huelga de autobuses de Zaragoza nos lo pone un poco más difícil), gracias a la tía Asun que antes de romperse el tobillo siempre estaba disponible, gracias a las colonias del cole en las vacaciones escolares, gracias a la colaboración de otros padres y madres para llevar y traer a nuestras hijas a las extraescolares, gracias a los tíos de Logroño que nos organizan campamentos de verano, gracias a la buena voluntad.

Sí, yo concilio y soy una privilegiada en este país en el que conciliar es un milagro. Después de ver el programa Salvados de anoche (“El milagro de conciliar”), me gustaría vivir en Suecia. Admiro y envidio su política de conciliación: jornadas continuas, horarios flexibles, bajas por maternidad y paternidad de 480 días, días de permiso pagados para cuidar a los hijos cuando se ponen malos, ratio de un educador por cada cinco niños en guarderías, ayudas económicas del Estado por hijos hasta los 8 años…

El milagro de conciliar

Me gustaría vivir en Suecia, pero en invierno hace mucho frío. Creo que para conciliar no hace falta exiliarse. Muchas de las medidas para conciliar que envidiamos de Suecia se podrían aplicar en España con voluntad política y de las empresas (sí, también en las empresas periodísticas). Y con leyes y sanciones si hace falta para acompañar un poco el cambio cultural necesario. No he oído a ningún político español hablar en serio sobre conciliación en la campaña electoral o en el largo periodo de negociaciones post 20D. La foto de Carolina Bescansa con su bebé me pareció un gesto que sirvió para hacer un poco de ruido. ¿Empezamos ya a hablar en serio de conciliación?

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo maternidad

6 Respuestas a “Para conciliar no hace falta exiliarse a Suecia

  1. Hola Paula!

    Menudo debate interesante acabas de abrir… Yo, como muchos otros, vi el programa ‘Salvados’ de ayer y creo que, como muchos otros Domingos, es un buen incentivo para acabar la semana pensando.

    A la pareja que vimos ayer en ‘Salvados’, no creo que le aplique tanto el verbo ‘exiliarse’ como la expresión ‘encontrar su sitio’, en tanto que han decidido vivir en un país que se organiza socialmente de manera madura y responsable. La conciliación es tan sólo una parte de una organización de la sociedad con unas motivaciones, principios, madurez, reglas y otras muchas cosas que nosotros no tenemos.

    Lamentablemente, mi opinión sobre la pregunta de Jordi sobre ‘cómo de lejos está España del modelo Sueco‘ no es tan optimista como la respuesta de la entrevistada (una generación). Creo que no es un problema (sólo) de años. No es un problema en vías de solución y que puede tardar más o menos en llegar a buen puerto. ¿En qué sociedad madura se cambian las leyes de Educación cada 4 años?, ¿en qué sociedad responsable se tiene un % de economía sumergida como en España? Y muchas otras cosas que vemos todos los días…. Un ejemplo más, en el propio programa, cuando David dice que “Si tienes un niño tienes más poder que con un kalashnikov”. De nuevo, el carácter español le traiciona: Buscar el provecho individual, engañar, aprovechar la vida en sociedad para buscar un agujero desde el que poder beneficiarse mientras perjudicas a los demás. Él no lo va a hacer, porque vive y cree en esa sociedad, pero la dinámica de la entrevista le lleva a que se le ocurra y lo mencione. En España, con otra dinámica y mentalidad, eso sería un hecho.

    Ojalá me equivoque y, dentro de una generación, la gente que te lea vea este comentario como una reflexión superada. Realmente creo que eso sería madurar como sociedad.

    ¿Se puede cambiar? Desde luego. Y si hay voluntad de hacerlo se hará. Y si de verdad creemos en ello tenemos que hacerlo. Pero tengo grandes dudas de que la sociedad española, en su conjunto, quiera. Lo anterior no es un mensaje pesimista y de resignación. Es simplemente remarcar que los valores y la forma de ser en España es otra, seguro que con muchas cosas mejores que la Sueca, pero totalmente diferente y, por lo tanto, no apropiada para copiar un modelo social que exige un cambio en la mentalidad y en la manera de ser. Un cambio que no veo que se quiera realizar. Personalmente, prefiero el modelo social del norte, pero siento ser minoría.

    Yo viví hace tiempo durante un periodo muy corto en Noruega, y tengo referencias directas de amigos que viven en otros países como Holanda, Austria o Finlandia. La manera de organizarse socialmente es una simple traslación de la manera de pensar y actuar, y creo que la gran mayoría de personas que vieron el programa de ayer, pese a envidiar momentáneamente el escenario planteado, no se verían reflejadas en ese modelo social. Si de verdad quisiéramos, pasar a ese escenario no sería una ‘lucha a favor de la conciliación’, sino una evolución natural.

    Creo que España no es un país que pueda plantearse ese modelo con la mentalidad y las reglas de convivencia actuales.

    • Hola!!
      ¡Gracias por tu comentario! Sí, menudo debate. Usaba la palabra “exiliar” para llamar un poco la atención. Está claro que cada uno busca su sitio donde quiere o puede. Estoy de acuerdo contigo en que la conciliación es un tema económico y social, que responde a la cultura y el carácter de cada país. Tal vez en España sea más difícil. Tal vez aquí esté más instaurada la cultura del engaño, de buscar el provecho individual. Pero quiero ser optimista. La conciliación es un tema que nos atañe a todos: a los que tienen hijos y a los que no, a los que esperan ser padres en un futuro próximo, a los que tienen que cuidar de sus mayores, a los que quieren más tiempo libre para organizar su vida, a los empleados y a los jefes, a todos.
      Las dos diputadas de la comisión parlamentaria sobre conciliación que hablaron en el programa de Salvados pusieron como ejemplo la ley antitabaco. Pocos nos podíamos imaginar que se iba a cumplir con tanto civismo. No ha habido ningún problema. Ya no se fuma en los lugares cerrados en España y todos hemos salido ganando. Con este tema podría pasar lo mismo. Creo que falta valentía de los políticos para plantear una revolución en el tema de los horarios y la conciliación. Creo que se sorprenderían con el resultado.
      Un abrazo

  2. Hola Paula!
    Ojalá tengas razón y, al menos, se empiece un debate serio por todas las partes (no sólo los políticos)!. Sí que es cierto que quizás está creciendo una sensibilidad a probar nuevos modelos, muy esperanzadora. Pero yo confío mucho más en que el futuro del trabajo (que ha de ser de otro modo al actual) “nos atropelle”, a que la sociedad sea muy proactiva en este tema.
    Un abrazo!!

  3. Hola Paula,
    Suscribo todas tus palabras. Yo concilio gracias, sobre todo, a la buena voluntad de la gente que me quiere y me rodea. Y, efectivamente, conciliar es un milagro. Pero la conciliación, como la cultura, no está en la agenda política, ni si quiera en campaña. El domingo quise vivir en Suecia, pero también el lunes y ahora cuando escribo esto. Porque envidio a una sociedad que valora la corresponsabilidad, el papel de la madre, del padre, los derechos de los niños y aspectos determinantes de la crianza como que tus hijos, si han pasado una mala noche, no vayan al día siguiente con dalsy a la guardería o al colegio. Y estamos a años luz de este modelo social. Espero que en un futuro mis hijos no piensen como yo: que la conciliación en España es una gran mentira. Me gustó ver a Carolina Bescansa con su bebé en el Congreso porque fue una forma de visibilizar una realidad escondida. Y me disgustó escuchar cómo ciertas diputadas de distintas ideologías criticaban su actitud y le informaban de que en la Cámara existía una guardería. Diferentes formas de ver una realidad, la maternidad, que todavía hoy se pretende reservar en el ámbito privado, aspecto característico de las sociedades patriarcales.
    Un beso.

  4. Carmen Calvo

    Después de leer los comentarios anteriores, no puedo evitar intervenir. Efectivamente, somos todos muy realistas en nuestras reflexiones en cuanto reconocemos que el carácter “español” por cultura, por tradición o por lo que sea, pone todavía más difícil ese paso que, en primera instancia, lo tendrían que dar los políticos. Y la verdad es que, es cierto, y en el tema del tabaco tenemos un buen ejemplo, aunque siempre haya quien se rebele(a pocos conciertos voy, pero siempre me encuentro alguien que sigue fumando en el recinto y nadie le dice nada). La verdad es que la mayoría de la gente se “ha acostumbrado” y cumple la norma.
    En el tema de la conciliación hace falta también mucha empatía, sobre todo por parte de los compañeros de trabajo que todavía no tienen hijos, porque yo diría que, incluso los que ya los tienen mayores, como saben lo que es, lo llegarían a comprender y asumir.
    Además no debemos olvidar que no solo es conciliación con hijos, si no luego con padres. No somos conscientes de la cantidad de demencias que se desarrollan en personas de avanzada edad y que son nuestros progenitores, a los que también tenemos que cuidar… Y no sabe el estado la labor que desarrollan muchísimas familias para sobrellevar esta circunstancia con muchísimos menos medios de los que realmente se necesitan (en el tema de la conciliación hay que tener en cuenta muchos tipos de cuidadores, muchos).
    Y bueno, hablaría de cambio de hábitos, de mentalidad, de priorizar la educación como base fundamental de una sociedad más justa e igualitaria, de promover la sencillez frente a una sociedad devoradora de consumo y prisas, pero creo que eso va en contra de un desarrollo económico neoliberal, así que… complicado lo veo, la verdad.
    Aun así, no reblemos y reivindiquemos, en primera instancia con nuestros actos, cuanto más, mejor 😉
    Un abrazo a todos.

  5. Gracias por vuestros comentarios, por vuestras aportaciones calmadas y sensatas, por vuestra sensibilidad. No reblemos. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s