Dora Bruder y los subrayados

“Dicen que los lugares conservan por lo menos cierta huella de las personas que los han habitado”.

Me encontré con esta frase subrayada entre las páginas de “Dora Bruder” (de Patrick Modiano). El libro cuenta la historia de Dora Bruder; o, mejor dicho, la búsqueda que el autor hace de ella por las calles de París y los archivos históricos. Todo empieza con un descubrimiento casual. Modiano leyó un anuncio en un viejo ejemplar del periódico París-Soir, de 1941: “Se busca a una joven, Dora Bruder, de 15 años, 1,55 metros, rostro ovalado, ojos gris marrón, abrigo sport gris, pullover burdeos, falda y sombrero azul marino, zapatos sport marrón. Ponerse en contacto con el señor y la señora Bruder, bulevar Ornano, 41, París”. Y ahí arranca una novela intensa, turbadora, con tintes autobiográficos, que trata de recomponer la historia de esta adolescente judía que se fugó de su colegio de monjas y acabó muriendo en Auschwitz. El libro es una investigación periodística, y un ejercicio de memoria histórica, y un álbum de fotos del  París de Modiano.

dora bruder6Me gusta encontrarme frases subrayadas en los libros. Trato de imaginar quién era el lector que me precedió en la biblioteca. “Dicen que los lugares conservan por lo menos cierta huella de las personas que los han habitado”. ¿Por qué subrayó esa frase? ¿Qué impresión le causó el libro? ¿También se obsesionó con Dora Bruder? ¿Es un enamorado de París?

Yo también subrayo con lápiz los libros que me entusiasman. Puede ser una frase suelta o párrafos enteros. Luego vuelvo atrás, releo, me detengo en esas palabras, a veces las copio en mi libreta y le doy vueltas a su significado. Cuando el libro es mío, me gusta encontrarme con mis propios subrayados años después. ¿Por qué anoté aquello? ¿Me sigue emocionando esa frase ahora igual que cuando la leí por primera vez? Y si el libro es prestado, procuro borrar mis huellas antes de devolverlo. Aunque esta vez puede ser que deje alguna anotación propia para el siguiente lector de la biblioteca que se lleve a “Dora Bruder”…

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo literatura

7 Respuestas a “Dora Bruder y los subrayados

  1. carmencct

    Todavía no he encontrado subrayados en el libro con el que estoy (también prestado), tan sólo alguna página con una doblez señal de un lector anterior, pero confieso que también me han entrado ganas de dejarle algún párrafo marcado… Siento que, cuando llegue el momento, me va a costar despedirme, como cuando se marcha un invitado de tu casa, señal de que los momentos con él también quedaron marcados como inolvidables.

    • Además de los subrayados, también me gusta doblar esquinitas, cuando no quiero interrumpir la lectura o no tengo un lápiz a mano. Me doy cuenta de que doblo esquinas sobre todo en los libros de poesía. Se me ocurre ahora que sería curioso coger un libro al azar, uno de la biblioteca por ejemplo, y contar su historia: de todas las manos por las que ha pasado, de quienes hemos subrayado o doblado sus páginas y nos hemos emocionado con la lectura.

  2. Hace unas semanas, un amigo ordenó sus libros y se dio cuenta de que tenía dos poemarios iguales del “Inventario tres” de Benedetti y me regaló uno de ellos. Tiene dobleces en varias páginas y me niego a ponerlas bien. Voy a elegir una al azar:
    “El mundo que respiro
    tiene quejas de mártires
    mensajes de suicidas
    explosiones de júbilo
    y no obstante no obstante
    vivo porque respiro”.
    Yo he doblado ya alguna página. Entre los dos haremos una breve antología de este poemario. Besos.

    • ¡Qué bonita antología vais a hacer entre los dos! Mi primer libro de Benedetti fue su “Inventario dos”, que está lleno de anotaciones y esquinas dobladas. Lo guardo como un tesoro. Besos

  3. A mí también me encanta subrayar los libros (solo los míos, no los prestados). Hace pocos días se marchó un amigo a vivir muy lejos y, como recuerdo, me dejó su libro favorito subrayado, con hojitas dentro con las palabras buscadas y muchas otras cosas escritas que no puedo desvelar. Ha sido el mejor regalo posible porque, como la frase que tú encontraste subrayada, yo también creo que, en este caso los libros, conservan por lo menos cierta huella de las personas que los han habitado.
    Apuntado queda el libro para próximas lecturas
    Besicos

  4. Después de “Dora Bruder”, he disfrutado con “En el café de la juventud perdida” y quiero seguir con este autor. Coincido con las palabras de Isabel Coixet: Modiano es ideal para leerlo en las tardes de domingo y sumergirte en su París de calles solitarias, cafés, encuentros fortuitos…
    http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/domingos-con-modiano-3781090

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s