Qué fue de Liz Renay y los otros

Voy a compartir una anécdota familiar y un misterio, que espero que me ayudéis a resolver:

Hace más de un mes, en la víspera del día del Pilar, íbamos un grupo familiar buscando un sitio para cenar en Zaragoza. Caímos de casualidad en una taberna del Casco (La bodeguita de Nicamó, en la calle Predicadores), donde nos ofrecieron una mesa libre en un salón. Nos llamaron la atención las sillas. Cada una tenía un nombre pintado detrás, como si fuéramos directores de cine: Ellene Tieppolo, Stefano Sacco, Umberto Santi, Joe Spattaro, Danny Driscell, Paolo Peccino, Liz Renay, Girolamo Greco, Jane Murray, Luca Liotta, Felicce Lappa…

Alguien dijo que parecían nombres de actores italianos o de músicos. Nuestra curiosidad fue creciendo y le preguntamos a la camarera por los nombres. No sabía quiénes eran. La chica llamó al dueño, que tampoco tenía ni idea. Nos explicó que había comprado las sillas de segunda mano y que no sabía el porqué de los nombres. Quedé encargada por la familia de averiguar quiénes eran y explicarlo después a los comensales. Parecía tarea fácil, Google o Wikipedia lo resolverían en un momento.

Pero no. Ha pasado más de un mes y yo tampoco tengo ni idea. He perdido un poco de tiempo buscando su rastro en Internet. Sólo he encontrado información de Liz Renay, una mujer con una vida apasionante, dramática y triste, según cómo se mire. Leo en Wikipedia que fue escritora, actriz, delincuente, novia de gángsters, se casó siete veces, pasó dos años en la cárcel y se murió a los 80 años en Las Vegas.

Liz Renay2

De los demás no hay nada claro. Algunos nombres ni aparecen en Internet. Y de otros sólo he encontrado referencias difusas (una web de veteranos de guerra de EE.UU, una irlandesa que emigró a Sudáfrica en el siglo XIX, un campeón de kickboxing, un restaurante italiano en Viena, una abogada de Ontario…). Pero no veo ninguna conexión entre ellos ni por qué han llegado a las sillas de una bodega de Zaragoza. No sé si son mafiosos, pintores del Renacimiento, personajes de una novela, actores de una película que nunca llegó a estrenarse, un grupo de amigos que quisieron gastar una broma…

Me gusta pensar que donde no llega Google, puede llegar la imaginación. Se aceptan ideas.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo miscelánea, Zaragoza

6 Respuestas a “Qué fue de Liz Renay y los otros

  1. Ana González

    Yo estuve sentada, creo, en la silla de Jane Murray….No se por qué, pero me la imaginaba alta, morena, muy blanca de piel y muy discreta….Pensé que su relación amorosa con alguien le había llevado a ello. La imaginaba encantada de compartir tertulia en la misma mesa en la que cenamos.

    • No recuerdo qué silla me tocó a mí. Me imagino, por ejemplo, a Ellene Tieppolo, que podría ser amiga y confidente de Jane. Ellene es viajera y misteriosa. Le gustan los sombreros y los mapas del tesoro. Está enamorada de su amigo Girolamo Greco, pero es un amor imposible…

      Seguiré tirando del hilo, a ver si desenredo la madeja o me encuentro una historia…

  2. Cruci

    Yo también estuve allí sentada, pero no recuerdo el nombre que ponía en mi silla. Puestas a imaginar,podía ser que algún ricachón pirado las tuviese en su casa, luego fueron a parar a un anticuario y el dueño de la bodeguita, las encontró por casualidad y pensó …que le darían un toque misterioso y distinto a su local.

  3. Yo también me imagino a Ellene Tieppolo. Ella nació en Otranto y se enamoró profundamente de un oficial americano, Danny Driscell, con quien viaja a Estados Unidos y establecen su vida en Chicago. Ellene es escritora y hermosa, lleva tocados elegantes, con rafia, terciopelo y alguna pluma. Celebra el éxito de su tercera novela y reúne a sus mejores amigos para celebrarlo…

    ¡Qué divertido, Paula!

  4. Me ha llegado un mail:
    “Alguien debería escribir nuestra historia. Podrías ser tú, Ellene, con tu pluma delicada. O Paolo, con esa mirada negra. No sé qué opinará Danny. ¿Te acuerdas de aquella noche, Danny? Liz alcanzó la fama, aunque pagó por ello. Luca se refugió en Nápoles y Girolamo se dedicó a correr maratones. Hay demasiados secretos y cuentas pendientes… Algún día alguien debería contar nuestra historia” Firmado: Jane

  5. Ana González

    Por favor, que alguien cuente esa historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s