Golondrinas, moras y pastas de la Loli

Me gusta perder la noción del tiempo en Cervera. No saber si es lunes o jueves, 3 o 9. Hoy toca mercadillo, ah, pues es viernes. Me gusta levantarme sin despertador, cuando me despierta la claridad, o los pájaros, o el olor a tostadas o el colchonero que pasa con su furgoneta (“Señoraaa, colchones a precio de fábrica”).

Me gusta desayunar y comer y cenar en nuestro salón-cocina-entresuelo, con la puerta de la calle abierta, con la vida entrando a raudales: el Félix con su bastón que viene a traer caramelos para las chicas; Anne, Unai y Mireia que vienen a buscarlas para ir a jugar; la Bego con una tarta para Chema; una vecina para hablar de mi libro; Cruci para comentar los planes del día, si hoy comemos en la Tienda o cada uno en su casa, y ya de paso os traigo una tortilla, riquísima.

Me gustan los días de sol para ir a la piscina, pero también los nublados, en los que hacemos otros planes: subimos al Castillo, vamos al Pozo Largo, cogemos moras, las chicas organizan partidos de fútbol en la plaza o yo me voy a correr por la vía verde. Me gusta el barullo de las fiestas de Santa Ana en julio y los días más tranquilos de agosto. Me gusta comprar pastas en la Loli y los viernes en el mercadillo. Me gusta reencontrarme con amigos (gracias, Román) y esperar a los que vienen de visita. Me gustan las tertulias en la fresca. Me gusta desconectar de internet y de la actualidad, aunque las noticias importantes también llegan (Gaza, el ébola, el reencuentro de la presidenta de las Abuelas de la plaza de Mayo con su nieto, una granizada impresionante una tarde en Zaragoza…).

Me gusta escribir tranquila después de desayunar, esperando a que las chicas vayan despertándose y bajando por las escaleras. Lara suele ser la primera. Baja con cara de sueño y ganas de hablar. Mientras come magdalenas, nos contamos nuestros sueños.

piscina cervera2

(La piscina de Cervera y al fondo, los restos del Castillo)

PD Este verano, además, mis golondrinas han llegado a Cervera. Presentamos el libro en el Casino y fue un éxito. Podéis leer la crónica en el blog de El refugio de las golondrinas. El libro está en la biblioteca y se vende en la Begoña.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Cervera

3 Respuestas a “Golondrinas, moras y pastas de la Loli

  1. Cruci Gonzalez

    Acabo de leer tu escrito de esta misma tarde,quizá mientras las chicas descansaban o jugaban en el jardín de Javier en Santander…Realmente Paula, me encanta tu entusiasmo al escribir y contar todas las cosas cotidianas y sencillas que habéis vivido una vez mas en Cervera.
    Espero que el resto del mes disfrutéis y nos lo cuentes al volver a Zaragoza.

  2. Ana González

    A mi me gusta que hayas retomado el blog. Me gusta que me recuerdes lo importante de los cotidiano mientras estoy en mi pueblo.Me gustan “los capazos” que cojo con mis amigas o las vecinas. Me gusta el trasiego de tappers (antes cazuelillas) de una casa a la otra y me gustan esas cabezaditas en penumbra después de comer…Me encanta el verano, las moras, las horchatas, los vinitos blancos y vuestra compañía.

  3. curruscas

    Me gusta Paula , me gusta como cuentas las cosas,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s