Vuelvo a la plaza

Una tarde de verano vuelvo a la plaza en la que he pasado tantas horas y que me ha dado tantas alegrías últimamente. Acaricio la cabeza del chico de bronce y me siento en un banco. Es media tarde, hace calor. He quedado para tomar un café. En una mesa alejada veo a una pareja. Tal vez sean Rafael y Helena, que han retomado el hilo de sus conversaciones. Martin, Dimitri y Paco no están. A lo mejor aparecen más tarde, a la hora de cenar. El quiosco de periódicos está cerrado por la tarde. ¿Dónde estarán Mario y su mujer? ¿Dónde estará María? Sonrío. Repaso la plaza. Un hombre medita cabeza abajo en un banco. La mercería sigue cerrada. El obrador de la esquina continúa endulzando la vida de sus clientes. Hay una bici aparcada en la puerta de la crepería. Algunas cosas han cambiado en este tiempo. Ha abierto una tienda nueva en el local de la carnicería: un negocio de frutas decorativas. Es una idea rompedora para esta plaza clásica en la que parece que no pasa nada. Ojalá les vaya bien. La tienda gourmet también ha puesto terraza este verano. La sombrerería cierra por jubilación. Han instalado farolas nuevas (no me gustan). Y yo miro, tomo notas, hago fotos. Una golondrina sobrevuela la plaza. Dejo que el tiempo resbale. Sueño con futuras novelas. Hace poco que he estrenado una libretita nueva. Es azul, tipo ‘moleskine’, con una goma para sujetar las páginas y las ideas. En la portada tiene un dibujo y una inscripción de El Principito: “Lo esencial es invisible a los ojos”.

IMG_2646

PD Mis golondrinas siguen viajando. Recorren ciudades, playas, jardines, países lejanos y pueblos cercanos. Gracias por las fotos que me vais enviando y por las palabras tan cariñosas que me llegan al buzón. Podéis ver algunas de estas imágenes y leer algunos de los comentarios sobre mi libro en el blog El refugio de las golondrinas.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo literatura, Zaragoza

3 Respuestas a “Vuelvo a la plaza

  1. carmencct

    Me alegra que sigas contándonos como sigue la vida de esta plaza. Tus golondrinas me están acompañando estos días: en la mesita del salón, en la del dormitorio, en la cocina, en la piscina…. me resisto a acabar el libro, por eso lo voy tomando a pequeños sorbos, como un granizado, porque me apetece que tus personajes me sigan acompañando con sus reflexiones durante todo el tiempo posible… Precioso relato Paula. Como lo estoy disfrutando!

    • ¡Gracias, Carmen! El libro es una mezcla de historias sencillas. Se puede leer de un tirón sentada en un banco de la plaza o a pequeños sorbos, como tú dices. Gracias y espero que lo disfrutes. Un abrazo

  2. No he leído el libro y ya siento curiosidad por conocer la plaza y las historias que ella encierra. Veo que en septiembre las golondrinas irán a Madrid. Buscaré tu libro por esas librerías que mencionas en una de mis escapadas a la capital. Feliz verano!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s