I love Barcelona

Mientras el AVE se aleja de Zaragoza, despliego un mapa de Barcelona (lleno de cruces y anotaciones de bares o tiendas muchos de los cuales probablemente ya no existan) y dejo que vuelen los recuerdos. Pienso en los años de Universidad, en los amigos con los que compartí aquellos maravillosos años, en los sueños de entonces y en la vida de ahora. Me gusta volver a Barcelona de vez en cuando. Allí me siento turista y vecina a la vez. Y siempre se me remueve algo por dentro.

Esta vez toca visita relámpago. Por la mañana paseo sin rumbo fijo por el Raval. Me gusta la mezcla de tiendas de paquistaníes y museos, la ropa tendida y las bicis en los balcones. Casualmente me topo con la librería La Central del Raval, una maravilla. Compro un libro y me apunto varios títulos. Sigo paseando. Me abruman las tiendas del Passeig de Gràcia y las hordas de turistas. Me refugio en el Palau Robert (hay una exposición de fotos de las que hacen pensar: “Love me”, de Zed Nelson). Me vuelvo a enamorar de Barcelona en Gràcia y Poble Nou. Como con Tània, paseamos, hablamos y se nos pasa el tiempo como hace 19 años. Tomo café con Albert, Azucena y Max. Hablamos de la uni, de viajes, de trabajos y, sobre todo, de nuestros hijos. Después me toca correr para llegar a tiempo al tren.

Me siento sudorosa en mi asiento. Guardo el mapa de Barcelona hasta el próximo viaje. Me quedan cafés y citas pendientes. No me ha dado tiempo de bañarme en la playa. Me acuerdo de nuestro piso, de Ainhoa, de Mari Carmen, de Aitana y de más gente. Repaso las fotos del día. Pese al calor, los turistas y los tópicos, ¡qué bonita es Barcelona!

IMG_2529

(El Raval)

IMG_2575

(Turistas en Passeig de Gràcia)

IMG_2590

(Mural en una calle de Gràcia)

 

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo viajes

3 Respuestas a “I love Barcelona

  1. Preciosa ciudad, muy lejos de tópico típicos.

  2. Javier

    Pasando de nuevo por Barcelona. Barcelona para mí es de ida y vuelta, idilio de amor y odio, ¡no! sólo es agotamiento, carácter de ciudad cosmopolita, su zona metropolitana, barrios de inmigrantes, ahora y siempre de inmigrantes. Barcelona desde el suelo, Barcelona desde el Cielo, desde el Mar i la Muntaya y Barcelona desde dentro. Mar i muntanya, pueblos y ciudades del interior, sus pastisseries. Catalanes, catalanes, tan fáciles de comprender y ¿por qué tanto les cuesta al resto de Espanya si sólo Aragón tiene algunas pequeñas cuentas pendiente con ellos?. En éstas que me ha pillado por aquí, cerca de Barcelona, desde Sabadell como “centro de operaciones”, conduciendo hacia las playas de Gabá, y allí vi a Spiderman, “sentado”, si se le puede decir sentado, junto a la carretera, mirando la panza de los aviones que tocaban tierra y que casi tocaban tamién sus manos, viéndoles llegar, viéndoles partir, siguiendo sus giros hacia el mar y viéndolos desaparecer hacia todos los puntos cardinales. Sí, esos mismos a los que casi podía alcanzar lanzando sus telarañas. Se le veía impresionado por el tamaño de esos monstruos voladores, pero se le veía más el anhelo, el deseo de seguirles en la distancia, allá a donde fueren, allá de donde vinieren. En su sueño, su guía era una flor, la rosa de los vientos.

    • Barcelona es para mí un sitio mítico, un álbum de fotos, una parte de mi vida, mi piso de estudiantes, mis amigos, mis años de Universidad, el mar i la muntanya, un lugar al que volver, un café pendiente, los viajes que haremos, los libros que me quedan por leer, un álbum que sigo llenando, Colón apuntado al infinito…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s