Viaje a Canadá y otras lecturas

“Primero contaré lo del atraco que cometieron nuestros padres. Y luego lo de los asesinatos, que vinieron después. El atraco es la parte más importante, ya que nos puso a mi hermana y a mí en las sendas que acabarían tomando nuestras vidas. Nada tendría sentido si no se contase esto antes que nada”.

“Canadá” (Richard Ford, Anagrama) engancha desde el principio. ¿Quién no quiere saber qué pasó con el atraco de sus padres y luego con los asesinatos? El principio es memorable. Y toda la historia, narrada con un ritmo preciso y descripciones minuciosas. Yo he estado unas cuantas semanas atrapada por esta novela. Terminé de leerla y sigo metida en sus páginas, en sus paisajes inhóspitos, en la historia –dura- que nos va contando Dell. Su hermana y él tenían 15 años cuando sus padres atracaron el banco. En la novela Dell adulto nos cuenta lo que sucedió aquellos días cuando vivían en un pueblo de Montana (EE.UU.) y su posterior huida a Canadá. No es un viaje turístico ni agradable a Canadá. Aquí hay nieve sucia, borrachos que cazan gansos, frío, rutina, indios, secretos. La frontera se convierte en una línea metafórica que divide el pasado del futuro, en una reflexión sobre la familia, la pérdida de la inocencia, las segundas oportunidades y el destino (qué distinto para Dell y para su hermana).

He descubierto “Canadá” gracias al grupo de lectura del cole. Últimamente también he vuelto a releer y a viajar a lugares ya conocidos. Me gusta volver de vez en cuando a los libros que en su día me enamoraron. Y comprobar si la magia sigue ahí. He viajado, entre otros destinos, a Japón con “Seda” (Alessandro Baricco); a los acantilados del corazón y la memoria de “La Reina de las Nieves” (Carmen Martín Gaite), y a Nicaragua con los poemas de Gioconda Belli. Ahora estoy terminando de releer “La delicadeza” (David Foenkinos) y tengo una montaña de libros pendientes en la mesilla.

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo literatura

8 Respuestas a “Viaje a Canadá y otras lecturas

  1. Pues ya somos dos con la pila acumulada…así que, de momento, solo apuntaré Canadá, pero no lo compraré…para no seguir aumentándola.
    A mí, últimamente, también me han vuelto las ganas de releer libros. A ver si consigo el tiempo.
    besicos
    marga

    • Yo cogí “Canadá” de la biblioteca, lo devolveré esta tarde. De vez en cuando me dan ganas de releer libros, es como descubrirlos otra vez. ¡Cuéntanos tus lecturas! Besicos

  2. Viajar es divertido.

    Hace unos pocos días estuve en Sudáfrica, en un perdido y remoto rincón de Zululandia en el que Kramer y Zondi empezaban a conocerse mientras fumaban cigarrillos sin filtro e intentaban descubrir algunos asesinatos. Así, entre cigarros, risas y muertes, asistí al nacimiento de una gran amistad y fui testigo de “una cara del apartheid violenta y cruel donde la magia negra de los brujos y adivinos todavía marca el destino de los hombres”

    Este fin de semana, estuve en una pequeña ciudad americana, con un colega de Paula, Doc Stoeger, editor del Carmel City Clarion, periódico semanal que llevaba 23 sin publicar ni una sola exclusiva. No voy a contaros detalles, pero fue una noche disparatada en la que nada era lo que parecía y en la que cruzamos al otro lado del espejo en busca de Jabberwock, cadáveres desaparecidos y asesinos despiadados. Todo ello entre ríos de whisky y versos de “Alicia en el país de las maravillas”. Al final, sobrevivimos sin demasiados daños y con un buen puñado de exclusivas.

    Como, a veces, el fin de semana es largo, mientras nuestros amigos preparaban y luego se reponían de una media maratón, comencé un viaje que le debía a otro buen amigo. De su mano, estoy conociendo a los indios shuar (a ellos, les resulta peyorativo que les llamen jíbaros) y aprendiendo tzantza (rito de reducción de cabezas). Creo que esta tarde me toca viajar a las selvas del Amazonas ecuatoriano o a Belice. No sé. Tenemos un par de cabezas reducidas, varios desaparecidos, unos cuantos psicópatas, y algunos misterios por resolver.

    El viaje que tenía previsto para esta semana era Canadá. Ha sido una estupenda coincidencia. Intuyo que el viaje va a ser lento y que, como bien dice Paula, no va a ser ni un viaje turístico ni agradable. En las primeras líneas, Dell ya nos han contado lo que pasa. Ahora toca recorrer el camino a su lado e intentar averiguar si podemos o no podemos cambiar el curso del río de la vida que nos lleva.

    Últimamente, he viajado al futuro con Brunna Husky, a Japón con Aoname donde descubrí “la crisálida de aire”. También viajé a Argelia donde viví cómo dos pueblos compartieron y amaron una misma tierra antes de enfrentarse por ella. He comido en Atenas los tomates rellenos de Adrianí mientras un imaginativo asesino justiciero ponía en marcha un innovador sistema de recaudación fiscal.

    He navegado por los canales de Venecia con Brunetti. También llevo años despidiéndome, con un gimlet en la mano, de Terry Lennox en la barra del Victor’s en un largo adiós.

    El frío ha helado mis huesos en las marismas islandesas acompañando al Erlendur Sveinsson y sus desastres domésticos. Conchis, el mago, me espera todavía en su isla griega para proseguir con mi educación y he pasado días y días con un psicoanalista al que parecía perseguir algún fantasma de su pasado.

    He estado en sitios fantásticos a los que me gustaría volver ……….. pero me quedan tantos y tantos lugares por visitar que, probablemente, no podré volver a muchos de los que ya he visitado.

    (*) Por si a alguien le interesan algunos de estos viajes:
    – La canción del perro, James McClure, Reino de Cordelia.
    – La noche a través del espejo, Fredric Brown, Reino de Cordelia.
    – El oro de los jíbaros, Juan Bolea

    • ¡Qué gran viajero eres, Javier, cuántos kilómetros y cuántas páginas! Viajar es apasionante. Tanto con una mochila como con un libro. Qué estupenda coincidencia que los dos vayamos a Canadá. Ya me contarás qué te ha parecido. También descubrí la crisálida del aire con Aoname. Y tengo ganas de meterme en los canales de Venecia con Brunetti. Ahora me esperan en la mesilla las Maletas perdidas, de Jordi Puntí. Un abrazo

  3. Lo importante es el viaje, Seguiré tu consejo y prepararé las Maletas para la vuelta de Canadá, aunque tengo “mala luz” entre Canadá y tus Maletas.

    “Cuando salgas para hacer el viaje hacia Itaca
    has de rogar que sea largo el camino,
    lleno de aventuras, lleno de conocimiento.
    Has de rogar que sea largo el camino,
    que sean muchas las madrugadas
    que entrarás en un puerto que tus ojos ignoraban
    que vayas a ciudades a aprender de los que saben.
    Ten siempre en el corazón la idea de Itaca.
    Has de llegar a ella, es tu destino
    pero no fuerces nada la travesía.
    Es preferible que dure muchos años
    que seas viejo cuando fondees en la isla
    rico de todo lo que habrás ganado haciendo el camino
    sin esperar a que dé más riquezas”

  4. Cruci

    Para mí es maravilloso viajar. Me encanta viajar a traves de los libros, pero si me es posible despues de leerlos, me encanta recorrer los lugares que he situado en el mapa o que me he imaginado al leer una novela,
    En este momento estoy terminando de leer el último título de la trilogia de Sarah Lark: El 1º ” En el pais de la nube blanca “. El 2º “La canción de los Maories ” y el 3º “El grito de la tierra”. Con ellos he viajado y vivido a traves de Nueva Zelanda en epocas de su colonización y me he interesado sobre la cultura Maorí.
    Como estoy jubilada, puedo viajar y contrastar en este caso la nueva Zelanda actual y voy a recorrer muchas de las ciudades y localizaciones de los libros.
    Creo que se puede disfrutar de la lectura y de los viajes lo mismo que de las cosas cotidianas. Lo importante es sentirse Viva…

    • Cruci, tú eres el gran ejemplo de lectora / viajera, y la envidia de tus sobrinos. Disfruta ahora de Nueva Zelanda, luego vendrán China, la playa, Cervera… Y te esperamos en Zaragoza cuando tu agenda tenga un hueco. Besos

    • Hola Cruci, hoy miércoles 28 tendremos a Sarah Lark en Zaragoza. Recibe el Premio de Honor de Novela Histórica de Zaragoza. Mañana jueves a las 19,30 estará en la Biblioteca Municipal de Tarazona. Disfruta del viaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s