Madres e hijas

Me llevé prestado de casa de mis padres un libro que le regalamos mi hermana y yo a mi madre hace unos cuantos años: “Madres e hijas” (edición de Laura Freixas, Anagrama). Es habitual que los libros y los tuppers vayan y vengan de mi casa a la suya. Agosto del 96, leo en la dedicatoria, qué jóvenes éramos, María. Sólo hemos cambiado un poco. Y ahora ya hay cuatro nietas en la familia.

El libro es una antología de relatos escritos por mujeres hablando sobre la maternidad, la figura de la madre, la de la hija y las relaciones entre ellas. Laura Freixas destaca en el prólogo la escasa presencia de estos temas en la literatura. De los 14 relatos elijo (cómo no) el de Carmen Martín Gaite: “De su ventana a la mía”. Habla de su madre, de Nueva York y de mujeres que sueñan asomadas a la ventana:

“Estaba mucho más allá, en ese más allá ilocalizable adonde precisamente ponen proa los ojos de todas las mujeres del mundo cuando miran por una ventana y la convierten en punto de embarque, en andén, en alfombra mágica desde donde se hacen invisibles para fugarse”.

Las hijas y las nietas vamos hoy a comer a casa de los abuelos. Cuando éramos más jóvenes nos pedíamos comidas especiales para los días especiales (cumpleaños, fin de curso, la vuelta de un campamento o de un viaje). Las croquetas y los canelones estaban entre nuestros platos preferidos. No sé cuál es el menú de hoy. Seguro que estupendo. A las tres nietas mayores les encantan las lentejas y las albóndigas. Probablemente volveré a nuestra casa con algún tupper o algún libro.

Foto con Mama y María

Con mi madre y mi hermana hace unos cuantos años. Una de mis fotos preferidas del álbum familiar.

¡Feliz Día de la Madre!

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo literatura, maternidad

11 Respuestas a “Madres e hijas

  1. Ana González

    Es curioso, los tupper, hoy o las cazuelillas en su día forman parte consustancial de la relación madres e hijas…Lo cuentas tan bien y tan sencillo que sólo tengo que mandar un abrazo muy fuerte a todas las madres. Es uno de las “títulos” que más me gusta

    • A mí también me encanta el título de madre. No sé si dentro de unos años me tocará preparar cazuelillas o tupper. Intentaré seguir el camino de otras madres, tías y abuelas de la familia. Muchos besos

  2. Marina

    Las tres mujeres de la foto son tres madres estupendas. En esta foto me recuerdas a mi ahijada Luna 🙂

  3. Emilo

    Tu madre sigue igual que en la foto. Si no fuese por las nietas diria que no ha pasado el tiempo. Un abrazo

  4. Javier M.

    Los tuppers son como los amores de las coristas: van y vienen. Hay una época de tu vida en que llegan cargados de tesoros y salen limpios como el alma de un cachorro de oso panda.

    Con el paso del tiempo, el río de la vida invierte el ciclo y, por esas cosas del kharma, comienzas a devolver parte de las cosas buenas que recibiste. Ahora eres tú el alquinista de tuppers: “… Para qué vas a cocinar, mamá. Llévate estas albóndigas en salsa de curry y coco y esta lasagna de calabacín. Ya me devolverás el tupper, no te preocupes. ¿Quieres un poquito más de sushi o de taboulé?”

    Es curioso comprobar como el paso del tiempo, además de invertir el ciclo de los tuppers, ha incorporado a los alegres divorciados al mundo de la gastronomía. Gracias a ésto y al relevo generacional, los tuppers han ganado en sofistificación pero me temo que algunos clásicos de la cocina tupper-transportada, se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.

    ¿Quién, preparará los tuppers de croquetas de huevo o de carne con la bechamel casera y la masa reposada? ¿Quién preparará los tuppers de macarrones con tomate cocidos más allá del dente? ¿Y los tuppers de empanadillas con masa casera cerrada con un tenedor?

    Larga vida a los tuppers de abuela.

    • ¡Larga vida a los tuppers de abuela y a los tuppers modernos, a los macarrones y al sushi, a las empanadillas con masa casera cerrada con un tenedor y al taboulé!

      Nuestra comida del Día de la Madre fue estupenda, incluidas las actuaciones de las nietas tras los postres. Y las hijas (y ahora madres) nos fuimos a nuestras casas, cómo no, con tuppers. A Pamplona viajó un botecito con salsa de pesto casera exquisita, y a la plaza Mozart vinieron las sobras de un pollo asado riquísimo.

  5. ¡Qué sería de nuestra vida sin los tuppers y esos botes de verdura que prepara mi madre! Y esos bizcochos y las rosquillas y el flan de café y los cocidos. ¡Qué bien lo cuentas, Paula! Besos.

  6. La nadadora

    ¡Sí, larga vida a los tupers!. Tanto si los preparas como si los recibes es una satisfacción compartir comida casera hecha con amor, a fuego lento… Cuando la estás cocinando para que sobre, o cuando te la comes con ese sabor de guiso único hecho para ti, siempre piensas en las personas que quieres.
    Aunque ya haya pasado, Feliz día de la madre y de las hijas que son o serán madres, o no.

  7. curruscas

    En mis tiempos no habia tupers, se comía todos juntos, no sobraba, porque no había mas. Se ponía lo justo.
    Pero me casé tardiamente y llegaron los tupers y como no, de Cervera a Pamplona y viceversa.
    Hoy día, no concibo la casa sin ellos. Son cazuelillas que van y vienen.
    Gracias por todas las cosas que escribes, por algo eres NUESTRA PEDRA un beso.

    • Gracias por leerme con tanto cariño. Las cazuelillas ahora se llaman tuppers, pero es la misma comida casera, hecha con cariño, que va y viene de unas casas familiares a otras. Besos
      (Para los que no lo sepan, “Pedra” es un apodo cerverano que viene de mi abuelo Pedro. Sí, soy una “Pedra” orgullosa de mi familia, nuestros tuppers y nuestras historias)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s