La chica de la ventana

El té se le habrá quedado frío, hace ya por lo menos media hora que lo tiene encima de la mesa, ni lo ha probado. Está sola, dijo que esperaba a alguien. Podría llamar por el móvil. Pero no parece impaciente. Ha estado un rato haciendo crucigramas. Ahora lee un libro. ¿Qué lee? Me ha parecido poesía. ¿Le gustará Bukowski o Gioconda Belli? Qué bien le queda el pelo recogido, ligeramente despeinado. Dos mesas más allá dos señoras no paran de hablar en voz alta, ríen despreocupadas, beben cervezas. ¿A quién esperará la chica? ¿Tiene novio, marido, amante? Dijo que esperaba a alguien, no dijo que fuera a venir esta noche. Solo dijo: estoy esperando. ¿A quién o a qué espera? ¿Y si le ofrezco tomar algo mientras tanto? ¿Otro té, una sopa caliente, una copa de vino? Esta mañana ha nevado, fuera hace mucho frío. Mi turno tras la barra acaba en una hora. Me esperan en casa. Tal vez cuando vuelva mañana, ella todavía esté en la mesa del fondo junto a la ventana, leyendo, esperándome.

Luces mínimas. Kiev. María Torres-Solanot

Luces mínimas (Barrio de la ópera de Kiev). Imagen de María Torres-Solanot.

Vivimos en un mundo saturado de imágenes fugaces. A veces hay una foto o un momento que se me quedan grabados y me acompañan durante días, mientras camino por la ciudad, mientras corro, mientras espero, mientras hago otras cosas. Me ha pasado esta semana con esta imagen que podría ser un cuadro de Hopper o una foto de María Torres-Solanot. Una cafetería o una biblioteca. Kiev o Zaragoza. Verano o invierno. Aquí o allí. María acaba de volver de Kiev y ha colgado algunas de sus fotos en la web Mapa de retratos. Sus fotos cuentan historias. Huelen a leña, a sopa, a café recién hecho, a flores frescas, a tristeza, a esperanza, a frío, a calor.

Llevo días mirando su foto y preguntándome qué fue de la chica de la ventana.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo miscelánea, relatos

5 Respuestas a “La chica de la ventana

  1. Hermoso relato. A mi me recordaste a Haruki Murakami. No me habia llamado la atención ésta foto , aunque indudablemente Maria hace fotos bastante buenas. Sin embargo ahora después de leer, intentaré MIRAR más hacia dentro 🙂 Enhorabuena a ambas por esa combinación de texto y foto. Pd. La chica espera a otra chica. En vez de habitación en Roma, habitación en Kiev ….

    • ¡Gracias por tu comentario! Me alegro de que te haya gustado la combinación de la foto y el relato. Sí, podría ser que la chica esperara a otra chica, quién sabe, hay muchas interpretaciones posibles…

  2. ¡Qué historia y qué foto tan bonitas! A mí también me gustaría saber qué será de la chica que esperaba. Y, sobre todo, me gusta que te hayas parado a mirar la fotografía con calma y hayas sacado una buena parte de lo que hay dentro. ¡A seguir mirando!

  3. Me gustan tus reflexiones y esas historias que encuentras en los secundarios. Tu texto es precioso y la exposición tiene una pinta estupenda. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s