Contadora de estrellas o bombera

Releo un suplemento dominical reciente que habla de las profesiones con futuro (por cierto, periodismo ni lo nombran). “Todos los conocimientos que su hijo deberá dominar para triunfar en 2030”, anuncia la revista en portada. Ay. El artículo es un poco ciencia ficción, pero lo leo con curiosidad. Es un tema que me interesa, mientras aquí se debate sobre si los colegios tienen que dar más matemáticas o lengua; reducen las horas de música, arte y educación física, y buscan fórmulas mágicas para sacar mejores resultados en los exámenes PISA.

El artículo analiza las nuevas profesiones del futuro, basándose en “los informes más prestigiosos realizados en Europa y Estados Unidos”. Algunas de ellas son: nanomédico, meteopolicía, biohacker, diseñador de coches con combustibles alternativos, arqueólogo digital, agrochef, consultor gerontológico… También dicen que hay profesiones tradicionales al alza, como farmacéutico, mecánico de bicicleta, jardinero, fontanero, químico, geólogo o matrona.

No sé si nuestras hijas serán biohackers o fontaneras. Les pregunto (cambian con frecuencia de opinión en este tema). Ahora quieren ser bombera, astronauta, profesora, escritora, atleta de los Juegos Olímpicos y futbolista, entre otras. ¿Se pueden ser varias cosas a la vez?, preguntan inquietas. Sí, claro. Lo que quiero es que seáis felices.

Bombera

Y dejo una canción de Ismael Serrano que también habla de algunas profesiones del futuro (jardinero en Marte, médico de flores, poeta ambulante, deshollinador, probador de espejos, un pirata honrado…):

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo educación, maternidad

10 Respuestas a “Contadora de estrellas o bombera

  1. Cuando le pregunto a Daniel, él dice que quiere ser policía, músico, médico, veterinario, escultórico –por más que le digo que se dice “escultor”, él prefiere utilizar esta palabra– y, claro, todo a la vez. ¡Faltaría!

  2. bicicletoscar

    Yo les insisto mucho a mis rorros en que se preparen al máximo, que no escatimen esfuerzo, pero sobre todo en algo que les guste de verdad, que les emocione cada día, que les haga crecer siempre. No me importa lo más mínimo apretarme el cinturón para pagarles lo que haga falta, ni mantenerles en casa el día de mañana con mi pensión. Ante todo que no hagan lo que yo hice, estudiar una carrera chachi-piruli simplemente por el titulico, que luego conjugar tu carrera profesional y lo que te apetece hacer realmente a veces cuesta… aunque se acaba consiguiendo.

    • ¡Qué buenos consejos, Óscar! A veces da vértigo pensar en el futuro. No sé si nuestr@s hij@s lo tendrán más fácil o difícil que nosotros, pero sobre todo espero que disfruten con lo que hagan. Un abrazo!

  3. Ana González

    Con las hijas ya crecidas, en efecto..que hagan lo que más les guste…Escultórico, bomberas o nano lo que toque….si disfrutan con lo que hacen os prometo, desde mi experiencia, que son más felices.

  4. Javier M.

    Creo que resulta muy incierta la utilidad que puedan tener en un futuro las cosas materiales que podamos dejarles a nuestros hijos. Pienso que lo mejor que podemos hacer es darles una mochila e irla llenando con todas las herramientas que se nos ocurran. Que llenen esa mochila de conocimientos, viajes, experiencias, idiomas, amigos, … que sepan moverse por el mundo, hablar en público, bailar, ser independientes, … y, sobre todo, que aprendan a ser felices

  5. la nadadora

    Estoy de acuerdo, lo importante es que estudien lo que más les guste. Con eso ya tendrán recursos para ganarse la vida y para aprender lo que necesiten para profesiones que, seguramente, ni están contempladas en ese estudio de “profesiones futuribles”.

  6. Pues sí, Paula, que hagan lo que más les guste mientras sean buenos y felices. Y entretanto, nosotros tenemos que darles alas, alas y raíces. Me gusta mucho la canción de Ismael Serrano que acompaña tu texto. Besos.

    • Sí, la canción es muy bonita. Copio otro fragmento: “Podría ser cartero de Neruda, pescador de estrellas navegando en la luna, piloto de cometas, explorador de abismos, quizá recolector de gotas de rocío. Quisiera ser un hombre, es poco lo que pido.
      Podría ser quizá delineante de columpios rojos, un gran nigromante, un cantor de nanas, quizá buhonero y vender palomas, pócimas y ungüentos. Pensándolo bien, me conformo con menos…”. Besos

  7. Gracias por vuestros comentarios, vuestros consejos y vuestro cariño. Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s