¿Las princesas nacen o se hacen?

“En la época de la tecnología, los videojuegos, los ordenadores y las consolas, nuestras niñas necesitan encontrar un espacio de fantasía, real y llamativo que no sólo les evoque diversión sino una evasión diferente a lo que se encuentran en la vida cotidiana. Princelandia no es un SPA al uso, nuestra filosofía se asienta sobre el modelo educacional de las más pequeñas relacionado con la salud, la alimentación y el bienestar”.

Así se presenta Princelandia, el último lugar de moda abierto en Zaragoza para celebrar cumpleaños infantiles, en el centro comercial de Puerto Venecia. Solo para niñas. No han invitado a nuestras hijas a ninguna fiesta allí. Hablo por lo que he oído a otros padres y por lo que leo en su página web.

princelandia
“Las pequeñas juegan y se divierten dejándose mimar por las monitoras. Los accesorios y el vestuario están pensados para que las niñas se sientan femeninas y en un mundo mágico”, anuncian. Pensaba que enseñar a las niñas a que se sientan “femeninas” era algo del pasado, como las historias de príncipes azules y dulces princesas rosas. Descubro que no; es más, se trata de un boyante negocio basado en rancios estereotipos.

Hay numerosos estudios y teorías sobre las diferencias entre chicos y chicas. No sé cuánto pesa la genética y cuándo la educación. Pero tengo claro que el amor por las princesas rosas y ñoñas no es algo que vaya en nuestro ADN. En nuestra casa conviven con mucha normalidad princesas y superhéroes, la Sirenita y Batman, el rosa y el verde, las muñecas y las pelotas. Y si algún día nos invitan a Princelandia, pediré si se puede cambiar por una tarde en las camas elásticas.

Anuncios

14 comentarios

Archivado bajo maternidad

14 Respuestas a “¿Las princesas nacen o se hacen?

  1. Ya tengo el eslogan para este salón de belleza: “Princelandia o cómo hacer de tu hija una Paris Hilton”. Porque, que me perdonen los padres que celebran los cumpleaños de sus hijas en este local, aquí el rosa y las princesas es lo de menos. Lo terrible son los valores que se trasmiten a los niños.

    • Sí, lo terrible es que haya locales que transmitan esos valores, y que eso sea un negocio. No dudo de que nuestras hijas se lo pasarían bien ahí, como se lo pasan en los parques o en la piscina. Pero no me gusta que se sigan fomentando los estereotipos y prejuicios que tanto había costado combatir.

  2. Óscar

    A veces me gustaría ser mujer un ratito… para tratar de entender este tipo de cosas en primera persona, pero algo me dice que ni aún así…

  3. ¡Qué bueno! Yo ni podía imaginar que todavía existían cosas así en pleno siglo XXI. Lo de las camas elásticas está genial y, si no las hubiere, por un rato de juegos en el parque y una buena dosis de imaginación es más que suficiente. Lo malo es que estoy convencida de que todavía habrá gente que lleve las niñas allí. Un abrazo rosa, verde, azul y de todos los colores.

  4. Leer que existe este tipo de cosas me produce urticaria, sobre todo porque sé que gozan de mucha popularidad. Dudosos valores los que a través de estas iniciativas se transmiten…
    Un abrazo elástico

  5. Begoña

    Y harás bien, jejeje.

  6. mfigols

    No me puedo creer que exista de verdad. Como aquel parque temático enfocado a Dolly Parton, pero en rosa chicle, y en Zaragoza. Ay, pensaba que ya se había superado esa educación disgregada en colores. ¡¡¡Vivan las camas elásticas!!!

  7. Se hacen… aunque sea a nuestro pesar 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s