La librería ambulante

Helen vive con su hermano Andrew en una granja en EE.UU. a principios del siglo XX dedicada a limpiar la casa y cocinar para él. Un día decide comprar una librería ambulante (un carromato que sirve de librería y casa) y se marcha a la aventura. Helen recorre pueblos y caminos junto al viejo caballo Peg, el perro Bock y la compañía intermitente del señor Mifflin, el anterior dueño de la librería ambulante. Ofrecen sus libros a granjeros y viajantes: desde “La isla del tesoro” a “Robinson Crusoe”, “Mujercitas”, “Cuentos de los hermanos Grimm”, Shakespeare o manuales sobre patatas.

Acabo de leer “La librería ambulante”, de Christopher Morley (Periférica). Es una pequeña joya, fresca, divertida y que contagia su amor por los libros. Publicada por primera vez en 1917, la editorial Periférica ha recuperado esta novela y yo he llegado hasta ella siguiendo varias recomendaciones. “Cuando le vendes un libro a alguien no solamente le estás vendiendo doce onzas de papel, tinta y pegamento. Le estás vendiendo una vida totalmente nueva. Amor, amistad y humor y barcos que navegan en la noche. En un libro cabe todo, el cielo y la tierra, en un libro de verdad, quiero decir”, apunta el señor Mifflin.

christopher morley la libreria ambulante 

Y unos días después de esta lectura, hojeando un suplemento atrasado, me topo con la historia de una librería ambulante contemporánea. Un Cuarto Propio es el proyecto de una librera, Cristina Serrano, que tuvo que cerrar su librería de Ciudad Real. Ahora vende libros por Internet y realiza talleres literarios por toda España.

Ojalá estas librerías ambulantes sigan rodando…

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo literatura

7 Respuestas a “La librería ambulante

  1. Tu entrada me ha recordado el bibliobus de Las Rozas de Madrid, complemento perfecto de la biblioteca local, donde tuve acceso a autores y material (como audiolibros) de los que la biblioteca carecía durante mi época de estudiante.
    Me apunto la recomendación que llevo una racha de leer libros mediocres…
    Un abrazo

  2. ana

    yo me lo estoy leyendo ahora y me encanta igual que tus pequeñas grandes historias

  3. Había oído hablar de él…pero no sabía de nadie que lo hubiera leído. Tendré que adelantarle varios puestos en la lista de lecturas pendientes…A mí me han entrado ya ganas de coger la caravana e irme con el caballo, el perro y los libros por ahí…Gracias por la recomendación.
    Besicos enormes

  4. Bego

    Es una novela tan tierna como el pan de Helen, donde el amor por la vida y los libros marcan el paso en un Estados Unidos rural y bucólico.
    Me ha encantado tu comentario. bss

  5. ¡Gracias por vuestros comentarios! Da gusto compartir lecturas y emociones. Mientras lo leía yo también me imaginaba subida a una caravana llena de libros recorriendo caminos sin rumbo fijo. Besos lectores

  6. Muchas gracias por el comentario haciendo referencia a Un Cuarto Propio. Sin duda el seño Mifflin es el librero perfecto capaz de encontrar el libro que necesita cada lector para sanar su alma; las librerías son cada vez más parecidas a las boticas 😉
    Ahora tenemos ya la segunda parte: La Librería Encantada, que nadie se la pierda.
    Abrazos,
    Cristina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s