Razones para viajar en tren

Empiezo el año viajando en un regional Zaragoza-Tudela (cosas de combinar los planes familiares y los turnos de trabajo). Me recuesto en mi asiento, adormilada por el traqueteo. Por la ventanilla pasan, como en una película, campos, lucecitas, estaciones. Utebo, Casetas, Alagón, Cabañas de Ebro, Pedrola, Luceni, Gallur, Cortes, Ribaforada, Tudela. Me gusta viajar en tren. En los trenes no me mareo como en coche o en autobús. Leo, escribo, duermo, sueño. Me gusta observar disimuladamente a los otros viajeros e imaginar sus destinos y sus historias de amor.

Recuerdo algunos de mis viajes en tren, sola o acompañada, en regional o en AVE, a Tudela, Pamplona, Logroño, Castellón, Barcelona, Madrid, La Coruña, Canfranc, Marsella, París. Recuerdo aquel Interraíl que nos llevó hasta Croacia: los paseos por Praga, aquel café en la estación de Bratislava, la majestuosidad de Budapest.

Gare de Lyon

 (Paris, Gare de Lyon)

El Ministerio de Fomento acaba de anunciar un plan de “racionalización” para dejar de financiar las líneas ferroviarias con menos viajeros. En Aragón representa un recorte del 40% de los trenes regionales. A medio plazo, puede suponer la desaparición de líneas y el abandono de estaciones. La rentabilidad del tren no debería medirse en términos económicos, sino sociales (vertebra el territorio, es un medio de transporte sostenible, ofrece un servicio público) y, por qué no, idealistas. La vida se ve mejor a través de la ventanilla de un tren.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo viajes

6 Respuestas a “Razones para viajar en tren

  1. La verdad que el tren tiene su aquel, pero cuando te tiras un año yendo a trabajar en un cercanias que ha de pasar por cada pueblo hasta llegar a tu destino- porque uno directo no para- y tardas unos 3/4 de hora en ir y lo mismo en volver en esos asientos que parecen diseñados para torturar a los pasajeros, cuesta verles el encanto. XD

  2. Me encanta viajar en tren (incluidos los de cercanías jeje; siempre me emocionaba cuando conseguía ver ciervos al atraversar El Pardo de camino o de vuelta de la universidad; de hecho prefería esta recorrido aunque fuera mas largo) y me entristece leer que en vez de promover este tipo de medio de transporte (con todas sus ventajas), se restrinja su uso.
    Un abrazo

  3. Lara

    yo también me acuerdo de aquel café en la estación de Bratislava. Es sorprendente que no nos hayan quedado partículas radioactivas después de aquello… Me gustó más el que nos tomamos en Bratislava, pero en en el centro, entre las esculturas…
    A mi tb me gusta viajar en tren….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s