El limpiador de pisos

Hace unos días conocí a Miles Heller (personaje de Paul Auster en “Sunset Park”). Se llama Víctor, vive en Zaragoza en una casa okupa y ha trabajado vaciando pisos desahuciados, como Miles. A veces, la realidad copia a la ficción, o al revés.

Miles de familias pierden su vivienda cada año en España, acosadas por los bancos, las deudas, la crisis y la vergüenza de un sistema que va dejando gente por el camino. “Y en estas situaciones, siempre hay buitres que sacan tajada”, afirma Víctor. Él ha trabajado ‘limpiando’ pisos tras los desahucios y ha visto cómo algunos hacían negocio vendiendo los objetos que encontraban en las viviendas. “Era muy triste llegar a las casas y ver la vida de la gente: sus muebles, sus fotos, sus cartas del banco y hasta su ropa en los armarios… Nosotros no íbamos a limpiar, íbamos a saquear. Quiero contar lo que hacíamos, más por la inmoralidad de los hechos que por su ilegalidad”, reflexiona.

Me lo ha contado y yo he recogido parte de su historia en un artículo.

PD Supongo que Miles Heller y Víctor serían amigos si llegaran a conocerse.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo literatura, periodismo

4 Respuestas a “El limpiador de pisos

  1. La verdad es que estar de vuelta en España me está mostrando una realidad que me pone los pelos de punta. Hoy veía en las noticias todas las familias desahuciadas que se quedan sin casa y con la deuda de la hipoteca. ¿Cómo es posible? Y ahora al leer tu entrada (y artículo), me llevo las manos a la cabeza otra vez (aunque no me sorprenda).
    Gracias y un fuerte abrazo

    • El tema de los desahucios es una realidad que ha estado medio oculta hasta hace poco. Es bueno que se sepan las cifras y las historias que hay detrás. Y que nos haga reaccionar un poco. La entrega de la vivienda debería ser suficiente para saldar la deuda.
      ¡Gracias por tu comentario y un abrazo!

  2. Lola

    Me encanta tu capacidad de absorber, y reflexionar a título personal acerca de los distintos seres que pueblan nuestro universo, con los que topas por causa de tu trabajo, o en gran parte de tu tiempo “libre” (si se puede llamar así el tiempo que pasamos con los pequeños dictadores que ordenan nuestra vida) : limpiadores, pequeños comerciantes, artistas de circo, profes, desheredados …
    La mejor escuela es la vida, y sabes cómo aprovecharla.
    Cómo te envidio.

    • ¡Gracias, Lola! La mejor escuela es jugar con nuestros hijos, hablar con gente interesante, compartir lecturas, escuchar, mirar con curiosidad y no perder nunca la capacidad de emocionarnos… Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s