Confesiones de una biziclista

Soy adicta desde hace casi cuatro años al servicio Bizi de Zaragoza: un gran invento para moverse en bici por la ciudad, con algunos “pequeños” problemas por la masificación. Y puedo confesar algunos pequeños pecadillos.

Confieso que yo también he corrido para llegar a por la última bizi que queda en la estación de plaza de España a las 14.30 de un día cualquiera. Igual que he competido con otros ciclistas por llegar la primera a la estación que hay debajo de mi casa y poder dejar la bicicleta en el último anclaje libre. Eso sí, sin llegar a las manos, todos nos sonreímos cortésmente y nos decimos eso de “cómo está el servicio Bizi, eh”. Confieso que un día me subí la bizi a casa porque no encontraba una estación libre en dos kilómetros a la redonda y no me daba tiempo de comer e ir a por las chicas al cole (luego la devolví antes de dos horas, eh). Confieso que a veces voy en bizi por aceras de menos de cuatro metros, incumpliendo la normativa, pero nunca he atropellado a nadie. Confieso que en un viaje a Barcelona pasé mi tarjeta Bizi por el lector del Bicing (el servicio de alquiler de bicis de allá, hermano mayor del de Zaragoza), a ver si el sistema informático me dejaba dar un paseo por Barcelona sobre dos ruedas. No me dejó, claro.

Es verdad que en horas punta es difícil coger una bizi en una estación del centro. Y que a veces el sillín se mueve o los frenos chirrían demasiado. Pese a ello, me parece un gran servicio, barato, que ha supuesto una revolución en la movilidad de Zaragoza. Casi 40.000 zaragozanos tenemos tarjeta Bizi y más de 10.000 están en lista de espera. Eso sí, a ver si arreglo mi vieja bici (sin “z”) del trastero o les pido una a los próximos Reyes para no ser tan bizidependiente.
 

Imagen de unas futuras biziclistas

PD Si alguien del servicio Bizi lee este post, negaré haber dicho eso de que me subí la bizi a casa. Igual me lo he inventado…

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo bicis

6 Respuestas a “Confesiones de una biziclista

  1. Óscar

    ¡Y nada mejor que terminar tu post con esa fantástica imagen de las bizicleteras del futuro! Pedalear es saludable, divertido, económico, respetuoso con el entorno, silencioso, limpio, cuando atropellas a alguien no lo matas ni lo dejas gravemente herido, no causa atascos (bueno, en sitios como Copenhague sí se están encontrando ahora con el problema, bendito problema, de carriles bici saturados) , sus infraestructuras son muy baratas de mantener, … y ni qué decir tiene que uno siente verdadero orgullo de desplazarse gracias a su propia energía, sin artificios. Sin embargo… ¡queda tanto por hacer! Como te podrás imaginar, tengo que terminar como hago siempre en tu periódico, motivo por el cual recibo siempre tantos “elogios”: ¡¡¡una bici más, un semoviente quemagasolinas contaminador menos!!!

  2. zahara

    hola primi,haber si hay suerte y nos toca el domingo una nueva en cervera y no tienes q correr tanto.

  3. Jeje, el año pasado nos tocaron unas alpargatas en el Día de la Bici de Cervera. A ver este año…

  4. Javier

    confieso que me alegro del “serBizio” en tanto en cuanto veo más BiZicletas y bicicletas por las calles de Zaragoza, en tanto en cuanto veo que los CIUDADANOS las utilizar para su MOVILIDAD. Sin embargo, me decepciona el ser-Vicio que supone que el Ayuntamiento ceda la publicidad de la Ciudad a una Multinacional -sin querer restar méritos a las empresas que consiguen beneficios facilitando el Desarrollo Dostenible- mientras yo no puedo aparcar mi BICICLETA PRIVADA en lugares seguros de esta Ciudad, aunque estos lugares me supusieren el pago de un Cuota Anual como es el BiZi. Hablo de los BiceBergs, empresa Aragonesa, que a través de cuotas como las del BiZi, incluso mayores -no gratuítos como hasta ahora que lo único que se consigue es que el servicio realmente no exista- podrían SOLUCIONAR DOS DE LOS PROBLEMAS MÁS IMPORTANTES POR LOS QUE LOS CIUDADANOS NO COGEN SU PROPIA BICI: 1. La falta de seguiridad frente al robo que se tiene si la bicicleta es medianamente buena y 2. la dificultad de guardar y disponer de una bici particular accesible cuando se vive en Barrios Tradicionales donde los ciudadanos tienen que guardar las bicicletas en sus propios pisos o trasteros y garages inaccesibles de forma cómoda para las bicicletas. Así pues, el exito del Bizi no es mas que el fracaso de no haber realizado una política económicamente sostenible de los BiceBergs. ¿Donde dejo yo mi BiCi ahora?.

    • Oscar

      No te preocupes Javier, que la concejala al cargo ya anunció hace meses que iban a surgir aparcabicis por toda Zaragoza como setas, sobre todo en el entorno del Tranvía. Y pasado el tiempo vemos eso, como las setas, que hay tan pocas que cuando llegas ya se la ha llevado otro. Es de risa que instalen grupitos de 5 o 6 aros aquí y allá, que por supuesto casi siempre están llenos de bicis. En fin, esta es la política del ayuntamiento, y no queda más remedio que seguir intentando abrirles los ojos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s