Las horas perdidas

“Existe una cosa muy misteriosa, pero muy cotidiana. Todo el mundo participa de ello, todo el mundo lo conoce, pero muy pocos se paran a pensarlo. Casi todos se limitan a tomarlo como viene, sin hacer preguntas. Esta cosa es el tiempo. Hay calendarios y relojes para medirlo, pero eso significa poco, porque todos sabemos que, unas veces, una hora puede parecernos una eternidad, y otras, en cambio, pasa en un instante; depende de lo que hagamos durante esa hora. Porque el tiempo es vida. Y la vida reside en el corazón”.

(“Momo”, Michael Ende)

Espero que los Hombres Grises no me hayan robado mi hora (hoy nos han mandado adelantar los relojes: “a las dos serán las tres”). Y que esté guardada en algún almacén secreto de horas perdidas para el día que necesite echar mano de ella.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo literatura, miscelánea

5 Respuestas a “Las horas perdidas

  1. Samuel

    Descuida, te la devuelven en septiembre. 😉 Besoooooos!

  2. No me quejo. Me encanta tener una hora más de sol por las tardes. Bssss

  3. “La historia interminable” fue uno de mis libros de preadolescencia. Bastian adelgazó sospechosamente en la versión cinematográfica. Y en cuanto al tiemp…

  4. slowcicle

    En Colombia se vendían minutos detrás de cada esquina… Parecía gente normal, prestándote su “celular” a módicos precios por minuto, pero siempre nos quedó la duda, ¿tendrían algún convenio con los hombres grises?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s