Periodistas

Hace un par de días me encontró en Facebook una conocida de mi año en EE.UU., hacía 17 años que no hablábamos. Me preguntó qué es de mi vida. Nos pusimos al día, le hablé de mi familia numerosa, de Zaragoza, de que soy periodista. “Journalist? It sounds like a great job” (un trabajo estupendo), me dijo. Estoy esperando contestarle y no sé qué decirle.

Yo soy afortunada, pero le puedo hablar de la campaña en Internet #yonotrabajogratis, de los ERE, del trabajo precario, del desprestigio social, del declive de de los periódicos, de la banalización, de la primacía en demasiadas ocasiones de la forma sobre el fondo, de compañeros en paro (el periodismo es, tras la construcción, uno de los sectores en los que más empleo se ha destruido en España)…

Le puedo mandar el vídeo “El periodista y el camarero”, que corre por Internet. O el artículo “Putas y periodistas”, del blog de David Jiménez: “La crisis sirve para faltar el respeto a los profesionales y a los lectores. Para enviar a la gente a cubrir guerras sin un seguro. Para pedir que se escriba del Congo desde Alcobendas, sin dejar de enviar a tres reporteros a cubrir un partido de fútbol y a media redacción a la última boda de la tontocracia. La crisis sirve para despedir a veteranos del oficio que solían hacer una cosa bien (PERIODISMO) y sustituirlos por jóvenes más baratos y explotables que hacen cinco al mismo tiempo, ninguna periodismo…”

También le puedo hablar de los buenos reportajes, de los buenos blogs, de un buen artículo, del periodismo de denuncia (que sigue existiendo), de la necesidad democrática de un buen periodismo, de la responsabilidad social, la crítica, la satisfacción personal cuando escribes o lees o ves una buena historia, de compañeros emprendedores…

No sé que contestarle a Pam, la chica de Virginia (EE.UU.). ¿Que si me gusta ser periodista? Tal vez pueda resumirlo en esa expresión tan americana e inclasificable de “Yeah!”

PD Entrada dedicada a mi tía Ana, periodista. El 24 de enero, día del patrón de los periodistas, se ha convertido en una tradición para nosotras analizar el estado de la profesión (“Felicidades, periodistas”, hace un año). Nos llamamos, nos mandamos mails, criticamos y defendemos este trabajo, nos enfadamos y, finalmente, nos seguimos declarando orgullosas de ser periodistas. Como me recuerda Ana, “sin periodistas no hay periodismo”.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo periodismo

6 Respuestas a “Periodistas

  1. Lara

    Cuando era pequeña, devoraba cualquier libro que caía en mis manos. Leía cuando tenía que estar estudiando, o durmiendo, o comiendo. Leía en el baño, en el salón, en la cama y hasta en la piscina. Poco a poco, fui devorando cualquier artículo o revista que encontraba, desde el Muy Interesante hasta el País, el Heraldo o el Dominicial. Me fascinaba lo que contaban y cómo lo contaban. No debía de tener ni 12 años cuando me tragué sin pestañear una entrevista de Domingo que algún periódico (no recuerdo cuál), le hizo a Tina Turner. La leona de ébano de los 80 adoraba las lentejas y acababa de hacer públicos los malos tratos de su marido. “Vaya -pensé-. Parece tan fuerte y, sin embargo, mira lo que hay detrás”. Cuando paseaba por la calle, sentía el deseo de saber por qué aquel chico daba vueltas por el barrio y todos los días dormía en el cajero. También sentía el deseo de escribirlo. Y, poco a poco, empecé a escribir, cómo no, de forma compulsiva. La vida me ha sonreído, mis sueños se hicieron realidad y he podido contar muchas historias. Aún vibro cuando estoy a punto de conseguir una. Y, sin embargo, no puedo evitar sentir cierta decepción por todo lo que rodea a nuestro tan querido periodismo. Me parece que, para seguir en esto, hace falta creerse que un periodista es un pirata sin más bandera que sus historias, su profesión y la búsqueda de la verdad, no el tripulante de ningún barco mercante que navega llevado por la corriente y al calor del sol que más alumbra, alimentado por la sofocante brisa de los dictados empresariales. Viajamos a menudo en trasantlánticos sin rumbo conocido y bajo amenaza de acabar en galeras con demasiada frecuencia. Entonces, recuerdo lo que me decía mi padre: “Hija, con cien pesetas cada día, en vez de comprar el periódico, puedes comprarte un buen libro cada semana”. Solo espero que, al final, hiciera bien al no hacerle caso.

  2. Lara

    Por cierto, siento el rollo…

    • Lara, qué recuerdos tan bonitos y qué bien lo cuentas… Yo casi ni me acuerdo desde cuándo quería ser periodista. Como tú, supongo, desde que empiezas a leer y a interesarte por lo que pasa alrededor. Y quieres saber más del mundo y las personas que te rodean, y, además, quieres escribirlo. Recuerdo que hacía periódicos caseros, escribía noticias, le pegaba fotos o dibujos y se los regalaba a mis tías o mis padres (si alguien de mi familia guarda alguno de aquellos periódicos artesanales, por favor, me gustaría volver a verlo). Yo empecé a leer periódicos por las páginas de Deportes del Día. Luego seguí leyendo y creo que aún conservo esa curiosidad innata. Y esas ganas de cambiar el mundo. Porque ese inconformismo nos hace ser periodistas, ¿no? El ejemplo de mi tía Ana, excelente periodista de radio y tele, también contribuyó a reforzar mi vocación. Después vino la carrera en Barcelona, las prácticas, el Heraldo… Ojalá, Lara, podamos seguir escribiendo periódicos y comprando libros (o al revés), navegando en barcos sin bandera y resistiendo a las tormentas. Y si es juntas, mejor.

  3. Cruci

    Felicidades PERIODISTA. A pesar de la crisis de vuestra profesión, sé que tenéis fuerza y juventud para seguir adelante. ¡ Animo !. Sigue escribiendo y felicita tambíen de mi parte a Chema.

  4. Ana González

    Espero que Lara además del periódico pueda seguir comprandose libros y espero y deseo que el camarero pueda ejercer como buen periodista…Deseo fervientemente, que nosotros, los periodistas, las empresas periodisticas, los lectores, oyentes, espectadores e internautas, sepamos volver al recuperar el pulso del periodismo y a los periodistas, que como el camarero,luchan contra la precariedad, la explotación, la banalidad….Insisto…”sin periodistas no hay periodismo”.

  5. Lara

    Veo que nos sentimos periodistas, ¡que ya es mucho! Después de todo, no es tan común trabajar en lo que te gusta. Y sí, Paula, ojalá sea por mucho tiempo y bien cerquita 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s