Barcelona, 20 años

Fermín Cacho, el Dream Team, Maragall, Cobi, Samaranch, Montjuïc, el arquero… Ayer vimos el reportaje “Informe Robinson: Barcelona’92. Donde todo empezó” (Canal + lo ha repuesto varias veces estas Navidades). Aún estoy emocionada. Es un trabajo impecable, emotivo, maravilloso. Cuenta los entresijos de la candidatura, las medallas españolas, los recuerdos de aquellos días, alguna historia menos conocida. He vuelto a ver a Miriam Blasco, la yudoca que ganó el oro y se lo dedicó a su entrenador muerto un mes antes de los Juegos; a Kiko recordando su gol que dio el oro en fútbol; a Estiarte reviviendo la amargura de la plata en waterpolo (cuatro años después se resarcirían en Atlanta con el oro olímpico); a las chicas del hockey; a los saltos de Carl Lewis; a la magia del Dream Team; a Epi portando la antorcha y al arquero que prendió la mecha…

Barcelona ’92 supuso el mayor éxito del deporte español de la historia: 22 medallas, 13 de ellas de oro. Pero fue mucho más que unos Juegos Olímpicos. La transformación de Barcelona. El salto de España a la modernidad. La consecución de un sueño colectivo. El inicio del éxito actual del deporte español. A Informe Robinson le pido que hagan una segunda parte: me gustaría saber más de estos deportistas, qué ha sido de ellos, si siguieron con el deporte, si tienen hijos, a qué se dedican, saber cuánto dura el brillo de una medalla.

¿Ya han pasado 20 años? Buf. En el 92 iba al instituto, jugaba a balonmano y quería ser periodista. Mis tíos Jesús y Ana me invitaron a pasar unos días en Barcelona. Me dieron a elegir una entrada: la final de fútbol o la de baloncesto. Fui a ver al Dream Team. Podré contar a mis nietos que vi en directo a Magic y a Jordan en Barcelona. Recuerdo de aquellos días ver la maratón en las Ramblas, subir andando a Montjuïc, el ambiente por las calles, la ceremonia de clausura en la tele, los pins de Cobi. Aún guardamos por casa una camiseta de aquellos días.

“Tenía la sensación de estar viviendo un cuento de hadas”, dice en el reportaje Antonio Peñalver, plata en decatlón. Tal vez la magia de aquellos días significara para mí mucho más que un bonito recuerdo. Cuando unos años después tuve que elegir Universidad, no dudé de que iría a Barcelona. Estaba enamorada de Barcelona y aún sigo. Después la ciudad, como todas,  también despertó de su sueño y mostró sus imperfecciones. Pero esa es otra historia.


Gràcies, Barcelona.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo periodismo

6 Respuestas a “Barcelona, 20 años

  1. Chema

    Gran reportaje y gran reseña. Yo pasé aquel verano del 92 haciendo “cierre” en El Periódico Extremadura de Cáceres. Recuerdo que soñaba con estar en BCN, pero no fue posible.

  2. Marina

    Yo sólo tenía 6 años y recuerdo nítido en mi memoria un partido de hockey hierba con mi tía Elena y mi madre, el ambiente de las calles, la flecha que encendió el pebetero olímpico, la maratón por Las Ramblas y aquella canción “amics per sempre”…

    Barcelona es poderosa, Barcelona tiene poder…

  3. Ana González

    Barcelona 92 fue una ciudad entregada, llena de voluntarios, un país que jugaba y competía con sus deportistas, y una familia, los Urbina-gonzález, que gracias al ampeño de Jesús, vivió la Barcelona Olimpica desde el 27 de julio al 11 de agosto. Ana cumplió 2 años en plenas olimpiadas y se enfada porque dice que no se acuerda de nada…Si Paula, nosotros estuvimos allí y seguimos pensando que “Barcelona tiene poder”.

  4. Albert Aguilera

    Fueron los mejores dias de una Barcelona que se abría al mundo. El paso de los años nos ha dejado los buenos recuerdos de las olimpiadas, pero también ha sacado a relucir una ciudad donde no todo es un cuento de hadas. Otra cosa positiva: Barcelona conocía por primera vez a una chica adorable que, aunque no lo sabia, años después se convertiría en una excelente periodista… Y algunos fuimos testigos de ello. Un beso mañica.

  5. Gracias a Ana y Jesús por invitarme a los Juegos, y a todos los que habéis hecho que Barcelona sea una ciudad especial para mí. Besos

  6. Anita

    Como bien ha comentado mi madre, no puedo recordar nada de aquellos días, era demasiado pequeña. Pero aún hoy, cuando paseo por Montjuïc y miro el famoso trampolín de las piscinas olímpicas con Barcelona como fondo excepcional, se pueden revivir aquellos momentos, o al menos, imaginarlos.

    Gracias prima por escribir estos maravillosos textos sobre Barcelona.
    A mi, que vivo aquí y a veces (sólo a veces) me enfado con la ciudad, me hacen reconciliarme con ella y recordarme lo maravillosa que es.

    Por que sí, Barcelona tiene poder, y mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s