Jornada electoral con niñas

La jornada electoral comienza con un vaso de colacao y un montón de galletas Tosta Rica con dibujos de los pingüinos de Madagascar. En días anteriores les hemos intentado explicar a nuestras hijas (3 y 5 años) qué son las elecciones. Y, claro, ya surgieron las primeras preguntas: “¿Quiénes son los que mandan?”, “Entonces, ¿el domingo hay que ir al cole con mi profesora Concha?” “¿El yayo es de los que mandan?” (Al abuelo le ha tocado ser presidente de mesa electoral). “¿El alcalde lleva sombrero?” (Ni idea de dónde le ha surgido esta duda a Luna, porque no hemos hablado en casa del alcalde ni de sombreros).

Y llega el 20-N. Una casa de periodistas en día electoral suele ser un poco de lío. Y así es. Por la mañana, se va la madre a trabajar. Las niñas van a votar con el padre y juegan en la plaza. A mediodía, cambio de adultos: vuelve la madre y se va al trabajo el padre.

Tras un intento de siesta, se van las cuatro a votar. En la mesa electoral se acuerdan de las chicas de por la mañana, y les saludan con una sonrisa. La madre vota y las chicas cogen sus papeletas. Más preguntas: “¿Por qué están todos en el gimnasio de nuestro cole?”, “¿Para qué son los bolis con la cuerdita?”, “¿Puedo otro chicle, porfa, que son las elecciones?”. A la salida del colegio, antes de escalar por la valla, les entra una gran duda grande: “¿A quién hemos votado?”. Reviso sus papeles: dos han escogido a Equo y otra, a Escaños en Blanco. Se llevan sus sobres a casa para jugar a votar con los muñecos.

Después toca visita al colegio electoral del yayo. Se portan bastante bien, para sorpresa de la madre. Será que les han impresionado un poco los policías en la puerta. Después las chicas (la madre no) escalan por las canastas del colegio Cándido Domingo. A la salida quedan con la abuela Pili y se van todas a casa a hacer madalenas. Cocinar con las tres requiere mucha organización y paciencia, porque todas quieren darle vueltas a la masa a la vez y chupar la harina. Al final, no manchamos demasiado y las madalenas salen riquísimas (aunque a la abuela le preocupa que han subido poco, otro día ya echaremos más levadura).

Llega la hora del recuento electoral. Hay una pequeña disputa familiar por el mando de la tele (dibujos o telediario) y más preguntas: “¿Cuándo irá el yayo a casa?”. “Entonces, ¿quién ha ganado?”. “¿Podemos repetir madalenas?”. Y Luna, insistente: “¿El alcalde lleva sombrero?”.

(Nota para María y Sergio: cuando salgáis de vuestro escondite en el Amazonas, ya veréis que ha ganado el PP con mayoría absoluta…).

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo maternidad

5 Respuestas a “Jornada electoral con niñas

  1. Lara

    Veo que en esta familia sois mucho de magdalenas. Me alegro… Yo también pienso, como Luna, que sería importante que el alcalde llevase sombrero. Los símbolos son importantes, aunque los hemos perdido casi todos. Le puedes decir que el alcalde lleva bastón, bastón de mando, pero está aburrido en una vitrina y solo se saca en los días de guardar, aunque todos se lo dejamos durante cuatro años, le hayamos votado o no, porque creemos en la mayoría y en la democracia. También me pregunto quién manda aquí, y por qué el dinero pinta tanto en todo (también en quién manda). Besicos

  2. Es significativo que hayan votado a candidatos que no estarán en el Parlamento. Yo, por la mañana, viví dos anécdotas. La primera, en medio de la fila – en hora punta, las 12, y con mucha gente en el colegio – Lara preguntaba con insistencia ¿a quién has votado, papá, a quién has votado? Y yo, en silencio, ante las miradas indiscretas deseosas de saber. La segunda, al llegar a la mesa, Vega, que había cogido un sobre blanco y otro salmón, intentó por dos veces introducirlos vacíos en las urnas. Tendría que haberla dejado.

  3. la nadadora

    Es verdad que las madalenas subieron poco, pero estaban buenísimas
    Sí, cocinar con tres niñas de 5 y 3 años tiene su complicación, pero es muy divertido.Una actividad muy apropiada para hacer en tardes festivas cuando ya no se puede estar en el parque.
    Previamente hay que preparar y pesar todos los ingredientes como si se tratara de un programa televisivo de cocina. Después nos lavamos las manos, nos ponemos los delantales (cada una tiene el suyo con su nombre), colocamos encima de la mesa los ingredientes, el bol, las varillas, la cuchara, etc. Se colocan las tres alrededor de la mesa y por turno riguroso, cascan los huevos, añaden el azúcar, baten un ratito cada una, … No penséis que todo va en orden y en silencio. Se puede oír “que me tocaba a mí”, “no te comas la harina”, “no metas la mano en los huevos”, “que Vega no me deja”, …, …, … al final conseguimos mezclar todos los ingredientes, cocerlos en el horno y ¡voilá! aquí están las madalenas, el bizcocho las galletas, o lo que toque ese día,. Ah y de paso compartimos nuestras confidencias en la cocina.

  4. Lara

    yo quiero esa recetilla…

  5. Silvia

    Yo tengo dos niñas, pero una es demasiado pequeña, así que me esforcé en explicarle a la de 4 años qué son las elecciones, para qué sirven, qué tipo de cosas hace el elegido… Ella pareció entenderlo todo pero cuando llegamos a la urna y yo iba a meter mi voto me dijo muy seria: “mamá, tu vota a la yaya Ana”. El presidente de la mesa se puso a reir y le dijo: “yo también creo que tu yaya Ana lo haría mucho mejor que algunos políticos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s