Flotando con “Tokio Blues”

Hay libros que entretienen, otros que hacen pensar, otros que acompañan, otros que transmiten conocimientos… Y luego están los que te hacen sentir, los que te provocan una nube de emociones difíciles de explicar. “Tokio Blues” es uno de estos.

Acabé de leer “Tokio Blues” (“Norwegian Wood” es su título original), de Haruki Murakami, hace unos días y sigo atrapada en su atmósfera, en sus descripciones delicadas y personajes hipersensibles. A veces transcurre muy lentamente, parece que no pase mucho más que unos paseos por Tokio. Pero en realidad sus personajes viven experiencias muy dramáticas. El libro habla de la búsqueda de la felicidad, el amor, la soledad, la vida y la muerte.

Watanabe recuerda su relación con Kizuki, su amigo muerto; con Naoko, la novia de este, inestable y miseriosa; con Midori, una chica que pone todo su empeño en sonreír y salir adelante, y con Reiko, amiga de Naoko. Él estudia en la Universidad, lee, se enamora, pasea, bebe, escribe cartas. Naoko busca las palabras para expresar lo que siente, y no siempre las encuentra. Ese es su drama. Watanabe, por su parte, escribe para ordenar sus sentimientos. “Soy de ese tipo de personas que no acaba de comprender las cosas hasta que las pone por escrito”, dice.

Es un libro de otoño para leer en las tardes lluviosas o los domingos grises, así que le va muy bien a estos días de noviembre. También es una lectura con banda sonora. Los personajes hablan de música y tocan la guitarra. Mientras uno lee, en la historia suenan canciones de los Beatles (“Norwegian Wood”, claro, “Yesterday” o  “Michelle”), de Henry Mancini, jazz… Y dan ganas de taparse con una mantita, acurrucarse en el sofá y seguir flotando con “Tokio Blues”.

(Yo también soy de ese tipo de personas que no acaba de comprender las cosas hasta que las pone por escrito).

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo literatura

2 Respuestas a “Flotando con “Tokio Blues”

  1. Bicicleto

    Me la apunto! Iba a empezar por otra obra de este autor, “1Q84”, pero ahora me pones en la duda. Nada, me voy a leer las dos. Aaaaaaaaah, leer y pedalear, no hay nada mejor.

    • Leer y pedalear, ¡qué buena combinación! Yo también tengo en la mesilla “1Q84” y “After dark”, pero aún no he empezado. Y varios amigos me han recomendado estos días otros libros de Murakami: “Sputnik, mi amor” y “Crónica del pájaro que da cuerda al mundo”. Hala, a leer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s