“La delicadeza” y otras lecturas de verano

Sucede que cuando termino de leer un libro que me ha gustado mucho, ando un tiempo despistada, un tanto desamparada, todavía flotando en la historia que acabo de dejar, sin saber qué leer a continuación y deseando encontrar otro libro que me seduzca.

Acabé “Sunset Park”, que me gustó mucho, como me gustan casi todas las novelas de Paul Auster (últimamente, “Invisible”, “Brooklyn Follies”…). En mi memoria se mezclan los personajes y los argumentos de Auster, y me parece que siempre estoy leyendo la misma historia. Quizá por eso me gusta tanto, porque me he quedado atrapada en su particular universo.

Hace unos días andaba buscando una continuación para “Sunset Park”. Me apetecía una “novela de verano”: algo de ficción, una buena historia, puede ser un bestseller, un clásico pendiente o un autor poco conocido. En verano, los relojes llevan otro ritmo y recupero lecturas para las que no tengo tiempo el resto del año. 

Iba pensando en todo eso una mañana de fiesta mientras hacía recados por la ciudad. En la radio entrevistaban a María Dueñas, autora de “Tiempo entre costuras”. Me picó la curiosidad, me dejé llevar y acabé en una librería. Pero antes de llegar al estante de bestsellers, me topé con “La delicadeza”, del autor francés David Foenkinos (Editorial Seix Barral). Fue un flechazo. No había oído hablar del autor ni del libro. Me sedujo el título, la ilustración de la portada y algunas palabras que el publicista de la editorial había colocado hábilmente en la reseña (esperanza, imaginación, París, ternura…).

Es una historia de amor contada con un estilo muy particular, con humor y delicadeza. Me ha encantado el descubrimiento. Ay, y ahora vuelvo a sentirme despistada, un tanto desamparada, sin saber qué leer a continuación y deseando encontrar otro libro que me atrape.

PD Estoy preparando un listado de libros para el verano. De momento tengo apuntados “Tiempo entre costuras” (al final, piqué) y “Chesil Beach”, de Ian McEwan, que me ha recomendado una madre del cole. Acepto sugerencias.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo literatura

7 Respuestas a ““La delicadeza” y otras lecturas de verano

  1. Me encanta cómo describes esa sensación de vacío, ese “y ahora qué” después de un buen libro. Como recomendaciones, debo decir que “El tiempo entre costuras” engancha bastante, no puedes dejar de leerlo, pero igual que te enganchas a una telenovela. Es bastante inverosímil y a mí me dejó un regusto raro, como de estafa. Hace poco me leí “De parte de la princesa muerta” y me encantó. Y si quieres seguir en París, te recomiendo “El club de los optimistas incorregibles”. El nuevo de Mena parece divertido. Y para mujeres intrépidas como tú, cualquiera de Matilde Asensi, que es muy para el verano.

  2. Samuel

    Date prisa con la lista, que el verano ya ha empezado y algunos confiamos ciegamente en tu criterio (también en el literario). Un beso, Paulita.

  3. Ainhoa

    ¿”La delicadeza”? Me lo apunto. No es por hacerte la pelota pero confío totalmente en tu gusto literario.
    Lo que me sabe mal es no poder sugerirte ningún título. Ayer acabé de leer “La importancia de las cosas” y no está mal pero… es un poquito-demasiado previsible.

  4. Cruci

    Creo que “el tiempo entre costuras es un libro estupendo para leer en cualquier momento. Con este libro me enganche como hacia tiempo con ningún otro. Se mueve en distintos escenarios y ciudades y las mujeres y la costura es un tema familiar para nosotras “las Pedras”. Despues de ese leí “Dime quien soy” de Julia Navarro, y tambien me engancho pero de un modo diferente. Creo que fué por mis ganas de viajar ya que recorria ciudades conocidas por mí.
    Ahora estoy leyendo el último de Murakami. “1q84”. Me costó al principio, pero ahora me gusta. Es como dos libros en uno y me intriga saber si tendran algún punto de unión.

  5. Luisig

    Ya me parece a mí bien esto de las novedades y de compartir descubrimientos, pero quiero romper una lanza por las personalísimas repeticiones: esos libros ya leídos, que no precisan su lectura de cabo a rabo porque sabemos qué pasa, pero a los que podemos recurrir para evocar un ambiente, un gesto. No puedo dejar de leer unas páginas de Kim (Rudyard Kipling) cuando se acercan las vacaciones y a veces necesito hojear La Campesina (Alberto Moravia) o La isla del fin del mundo ( Umberto Eco), pero son tan personales que dudo tengan valor para el intercambio.

  6. Gracias a todos por las recomendaciones. Voy apuntando estos títulos en una libretita (mi “cuaderno de todo” de papel). Cada uno tenemos nuestra biblioteca particular, esos libros-tesoro a los que recurrimos de vez en cuando, como dices, Luisig, para evocar un ambiente o un gesto. Hace años seguí tu recomendación de “Kim” y me gustó mucho, tendré que recuperarlo. Y habrá algún momento para “La Campesina” o “La isla del fin del mundo”.

  7. Yo solo he podido calmar el desamparo tras Auster, con otro Auster. Sí, soy incorregible,… Desde Leviatán, con cariño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s