Escuchas selectivas

Tenemos un duende en la radio de la cocina. Desde hace un tiempo, de repente, sin que nadie la toque, se va bajando el volumen, llega un desagradable ruido y finalmente enmudece. Después, la señal vuelve sola al cabo de unos segundos o minutos. En mi caso, es un pequeño drama. Soy radioadicta: desayuno, como y ceno escuchando la radio. Así que una avería en el aparato de la cocina trastoca enormemente mi rutina.

La primera vez ocurrió hace unos meses, en pleno Mundial de Sudáfrica. España iba perdiendo y la radio se apagó. Toqué todos los botones, la desenchufé, la volví a enchufar, le di unos golpecitos. Pero nada. Cuando volvió en sí, ya había marcado Villa. No le di importancia hasta que volvió a pasar, hace unos días, mientras hablaba Leire Pajín. Qué casualidad, pensé, y seguí comiendo. Cuando la radio despertó, el informativo iba por los deportes. Al día siguiente volvió a enmudecer, esta vez con Rajoy. Y ya empecé a pensar que esta radio tenía una inteligencia sobrenatural (o ‘sobrematerial’). El domingo, desayunando, le tocó el turno a Fernando Alonso. Esta vez, el apagón duró más, 25 o 30 minutos. Sorprendida y en secreto aliviada (las retransmisiones de Fórmula 1 son un tostón) desayuné en silencio.

Ahora dudo si llevar la radio a arreglar al bazar del barrio donde la compré (creo que me estafaron porque en dos años he tenido que ir varias veces); comprar una nueva; o esperar unos días a ver si el duende y yo llegamos a un acuerdo en cuanto a nuestros gustos radiofónicos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo periodismo, relatos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s