Mi primera bici

Mi primera bici era verde, robusta, de segunda mano y muchas vidas. Con ella aprendimos a pedalear mi hermana, mi primas y yo. Mis padres la compraron a través de un programa de radio de compra-venta de objetos de segunda mano. Y fuimos a buscarla a un piso del barrio de las Fuentes (la verdad es que yo no me acordaba de la historia, me la recordó hace unos días mi madre). Le dimos mucho trote por las calles del Arrabal, en el parque del Tío Jorge y en el de Macanaz. Años más tarde fue a Cervera y tal vez ande todavía por ahí en algún desván. En las cuestas de pueblo aprendí a montar sin ruedines. Me tiraba desde arriba y no quedaba más remedio que mantener el equilibrio para no ir al suelo o estamparme contra la fuente. Después me compraron una bici roja nueva de BH, en Ciclos Albacar, la tienda de mis vecinos. Y mi hermana heredó la verde. Con la roja ya se podía correr de verdad y yo presumía por el barrio. Cuando iba al instituto me pedí una de montaña, que dio muchas vueltas por caminos y por la ciudad. Me llevaba a la Escuela de Idiomas y a los partidos de balonmano. Esta acabó en manos de algún ladrón. Se la robaron a mi hermana años después en la plaza San Francisco. Luego he tenido otras bicis con menos historias. Y ahora soy fan de las bizis (“las bicis rojas de compartir”, dice Lara).

 

Espero que vosotras disfrutéis con las vuestras, que os acompañen en muchas excursiones e historias, y que os lleven tan lejos como a la tía María.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo bicis, Zaragoza

6 Respuestas a “Mi primera bici

  1. María

    Con la bici verde corría por el parque del Tío Jorge imaginándome Álvaro Pino, ilusa de mi, si yo lo que quería era bicicletear “slowly”. Con un tandem rojo soñé en recorrer mundo junto a ti. Con tu bici morada recorrí Zaragoza, conocí a Sergio y le planté cara a la vida. Y con esta, con la nueva bici roja que esta por llegar, escribiré postales del extranjero, tiernas y ajadas, besos, recuerdos…

  2. Chema

    Ya, ya, mucha bici, mucha historia, pero ¿quién las ha montado? El menda, que espera con ansiedad este fin de semana, en el que bajaré con ellas a la plaza. Y lo digo sin ironía. Tengo muchas ganas de que llegue el momento “Tour de Francia”. Y ahora, me pregunto ¿cabremos en el ascensor tres niñas, tres bicis y un padre?

  3. María

    Je, je, definitivamente no, cuñado!

  4. Preciosa bici y mejor bloguera. Un beso y bienvenida, ¡te estábamos esperando!

  5. Ana González

    En una familia muy numerosa “mi primera bici” era la bici que heredaba y compartía con los demás..En el turno para usarala, siempre me tocaba la última y siempre se le salía la cadena, le rozaba el guardabarros, o se le soltaba el pedal…pero también era verde…Con ella empezé a soñar..Ya nunca después tuve otra, pero seguí soñando cuando mis hijas tuvieron “su primera bici”.

  6. la nadadora

    Yo compartía la bici verde ¡!!cuánto pesaba¡¡¡ con otros 5 hermanos (Conchi aún no había nacido), pero yo tenía más afición o andaba más espabilada con los turnos, el caso es que recuerdo hacer con ella muchos paseos o viajes a Aguilar, al pozo largo,…, pasábamos la tarde por ahí y nuestro padres se enteraban de hasta dónde habíamos ido cuando volvíamos con algún ”escorchón” en la rodilla o alguien les decía que nos había visto en Clunia. Hacíamos psicomotricidad y juegos de pistas sin saber que se llamaban así. Todo esto con 10 u 11 años. En los pueblos nos criábamos así y tan ricamente.
    Ahora con muchos más años y sin correr aventuras uso la“bizi” Zaragoza que está muy bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s