Pº Longares-Pº Independencia

El recorrido empieza en la calle José Oto, con nombre de jotero, tranquila, residencial, con parques infantiles vacíos a primera hora de la mañana. En la parada del 21 esperan seis o siete personas con caras serias. Las mañanas son serias. Una mujer se arropa con la bufanda, el cierzo se cuela por las esquinas. Enfilo la avenida de Cataluña, mientras la cabeza repasa la agenda del día. Me esperan los leones del puente de Piedra. Casi diría que uno ruge a mi paso. El otro me guiña un ojo. Me detengo en uno de los balcones del puente. La vista es imponente: con el Moncayo nevado, al fondo, y el Ebro que viene crecido. Los ríos son el alma de las ciudades. Cruzar el puente cada día es una rutina y un ritual. Cierro los ojos, dejo que el cierzo me lave la cara y me enrede caprichoso el pelo. Siempre me gustó vivir al otro lado del río. Allí, el trabajo y las obligaciones, la ciudad dura. Aquí, la casa, la infancia, las niñas, el parque. Para los del Centro siempre seremos los del otro lado, los del Arrabal, los de extramuros. Dejo atrás el río y las ensoñaciones. La calle Don Jaime se prepara para un nuevo día. Las tiendas aún están cerradas, pero ya se respira el ajetreo de una calle muy transitada. Los bares con café y pincho están llenos. Me adelanta una bizi por la acera. Sonrío. Me gustan las bicis, también por la acera. A mano derecha quedan las callejuelas peatonales del Tubo. Invitan a pasear, a deambular, a tomar una horchata en una terraza de primavera o una caña en una barra. Pero es lunes, 9 de la mañana, y hay que ir a trabajar. La plaza de España recibe con bocinazos y atasco. Un bus se ha cruzado y varios conductores dejan claro su enfado. Hastío de tráfico. Me refugio en los porches de Independencia y aprieto el paso. Llego tarde. Mi abuela me contaba que paseaba por el bulevar central colgada del brazo de su novio, el abuelo. Ah, historias… Saco la tarjeta de fichar y abro la puerta del Heraldo.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Zaragoza

2 Respuestas a “Pº Longares-Pº Independencia

  1. la nadadora

    A mi edad me doy cuenta de que empiezo a tener una dependencia, de la que no quiero desintoxicarme: leer tu blog. Agradable dependencia.
    El río tan cerca y a la vez tan lejos. Parece que el Ebro nos separa, ¿o nos une?.
    Como a ti, siempre me ha gustado vivir en la margen izquierda (del Ebro) porque además de quedar cerca del centro, vivir “al margen” y “a la izquierda”, es más interesante y creativo que vivir “dentro” y “a la derecha”. A ti te ha inspirado este escrito mientras vas a trabajar y así podemos disfrutar leyéndolo.

  2. Ana González

    Siempre me han gustado los relatos sosegados y reales y siempre me han gustado también “las nadadoras” de fondo con las que se pueden compartir muchas travesias. Alegranos las mañanas con más relatos y sigue la estela de “la nadadora”. No te rindas nuca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s